Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2016, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

viernes, 17 de febrero de 2017

Los gatos entienden de física

 Que los gatos son capaces de grandes cosas no es ningún secreto. Basta con mirar internet en un día cualquiera, y podremos comprobar las mil y una capacidades que tienen estos animales. Pero algunas son más sorprendentes que otras. Porque,  los gatos entienden de física.

Bueno, entender de física… como ocurre en muchas ocasiones – y en este blog se ha criticado, con lo que estamos cayendo en la incoherencia, espero que se perdone – esta frase es resultado de asignar capacidades humanas a un animal. Para expresarlo de una manera más científica, los gatos son capaces de detectar ciertos parámetros físicos e inferir el comportamiento de los objetos. Y con ello, hacer uso del concepto de causalidad – causa-efecto.

Muy bien, pero ¿qué es lo que han demostrado los investigadores? Lo que han hecho ha sido comprobar si los gatos son capaces de deducir, a partir de propiedades físicas, dónde está una presa. Esencialmente, si eran capaces de correlacionar un sonido – o la falta de él – con la aparición de un cuerpo.
Para ello, diseñaron un experimento muy sencillo y elegante. Empleando a veinte gatos domésticos, les presentaban distintas cajas. Todas las cajas se movían, pero sólo algunas producían sonido. Después se volcaban las cajas, y de ellas podía caer algo o no. Pero, y aquí está la clave, el sonido y el objeto no siempre estaban relacionados.

Para cualquier que entienda de manera muy elemental la física, si una caja produce un sonido es porque contiene algo. Es ese objeto el que, al mover la caja, provoca el sonido. Por lo tanto, si se vuelca una caja que produce ruido, esperamos que caiga un objeto. Y cuando no ocurre, nos quedamos esperando para comprobar qué ha pasado.
Y esto es exactamente lo que hacen los gatos. Cuando no caía ningún objeto de una caja que producía sonido, los felinos permanecían en estado de alerta, esperando al objeto. También resultaban asombrados si caía un objeto de una caja silenciosa.

Puede parecer una cuestión menor, pero demuestra una capacidad de inferencia – de deducción de causas y efectos – mucho más compleja de la que, en general, esperamos de cualquier animal. No es física cuántica, pero estamos hablando de gatos.
La razón de esta capacidad parece clara. Dada su forma de vida, los gatos no siempre pueden ver dónde se sitúan sus presas. Si son capaces de deducir el lugar aproximado en el que aparecerá una presa a partir del sonido que provoque al moverse por el entorno, sus posibilidades de supervivencia mejorarán.
Hasta qué punto está desarrollada esta capacidad aún debe ser estudiada. Pero, como poco, es una curiosidad interesante.

No hay comentarios: