Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2018, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

domingo, 31 de marzo de 2019

Una Lourdesiana dulce y compañera!

Hola!!!! Les adjunto unas fotos de una gatita que adoptamos con mi novio . Está muy bien y muy feliz, y nosotros también!! Es muy dulce y compañera, le encanta acostarse arriba de lo que tengo que estudiar. Muchas gracias, besos!!! Sofi.



Hogar Lourdes en Canal Metro



 Compartimos con Uds esta entrevista con nuestros amigos de Amor Animal, realizada en Canal Metro!



Dorian

Hola les mando un par de fotitos del gato que adoptamos hace 4 años en el hogar.. Es super cariñoso. Nos levanta todas las mañanas con mimos... es hermoso. Se llama Dorian. Un beso y gracias!

sábado, 30 de marzo de 2019

Filipa Julia :Una Pumita en casa

Hola a todos los genios del hogar!
Les escribo para contarles que Filipa está muy bien! Dentro de poco se cumplen 6 años que la adopté y que esta loquita tiene su casa, estamos muy contentas las dos!! También conocida como el Puma Pocho, para mí que tiene antepasados salvajes porque se hace el puma, anda explorando todo el tiempo y ama las plantas y me "ataca" de sorpresa cuando ando por la casa. Se esconde pero su cola la delata. Juega, corre, come y duerme sin parar. Está cada vez más linda! (aunque siempre pienso que no puede ser más linda de lo que ya es) Eternamente agradecida por darme la posibilidad de compartir mi vida con esta gatita hermosa y loca!!!Les mando algunas fotos.un beso para todos
Carolina

Lourdesiana Cloty feliz!


Hola Sandra : te mando fotos de Cloty  para que veas como esta!. Juega mucho con mi nena, la busca todo el día y también le gusta estar al sol en el jardín. Es toda una princesa!!! Se porta muy bien y se adaptó perfectamente desde el primer día...Ya hace casi 6 años que es nuestra fiel compañera!  Muchos cariños para todo el personal que hace la solidaria tarea de encontrarle hogar a todos estos dulces gatitos. Besos Gladys

Casita de Perris...

Hola amigos... que loco!!!! saben...??? hace unos días llegó un señor y dijo
.- traigo una casita de perro, si les sirve... se las dejo!!!
San, como siempre respondió
.- en el Hogar todo sirve, si no es para unos,es para otros, pero todo, todo sirve...!!!
...lo loco es que yo fui a controlar, como hago siempre, y cuando vi la casita, me quedé pensando...
.-porqué para perris?!?!?!?!?! acá los gatos andamos feníomeno...!!!
...y si no es en la de material...será en la de al lado, de cartón que es !!!!!!Genial!!!!!
...y ahí nomás las probé...!!! 
bueno, bueno, y ahora... me voy a seguir controlando!!!! jijiji
...escuché que sirvieron la comidita de bebés....uno de mis controles favoritos!!!!


viernes, 29 de marzo de 2019

Tobias


Almendra

Hola les presento a Almendra! Es hermosa, se deja acariciar!!! Quiso volver otra vez a dentro de su bolsito (con el cual la fuimos a buscar) y se quedo dormidita.

Muchas gracias por esta princesa!!!! eternamente agradecida!!!








jueves, 28 de marzo de 2019

Samantha Unica!

Hola a todos, un 4 de abril en el 2008 fui al hogar por primera vez luego de que me contactaron con Sandra y le conté a quien quería encontrar. Era muy específico lo mío, quería una gata blanca, hembra, porque ya tenía el nombre y todo. A Sandra le causó gracia que llamándome Nieves quisiera tener una gata blanca, y me contó que tenía una bebé y otro peludo de siete meses que podían llegar a ser lo que buscaba. Así empezó todo. Llegué al hogar y Sandra me dijo que a uno ya lo habían adoptado y el que quedaba era macho. Y no voy a mentir, sentí una gran decepción porque iba decidida a llevarme lo que había soñado. De repente Sandra me dice: esperá, tengo una más grande, tiene un año, ahora la traigo pero te advierto una cosa, ES MI PREFERIDA Y SI NO TIENE ONDA CON VOS NO TE LA VAS A LLEVAR. Me quedé esperando en una habitación llena de bebitos que me hablaban, de todos los colores, y de repente volvió Sandra con una hermosura peluda y blanca, grande de tamaño, más grande de lo que yo había soñado de edad. Me la dio en brazos y fue amor a primera vista. Sandra me observó un rato como profesora de historia tomando un examen y de repente la escuche decirme: está bien, se va con vos. Nunca más me olvidé que lloramos las dos abrazadas con la gata en el medio y que me pidió que la cuidara mucho. Así fue que me lleve a Samantha metida adentro de una mochila y viaje en el 2 hasta mi casa en Boedo. No hubo en estos más de 9 años un amor más grande que el que me dio esa bola peluda y hermosa, fueron los mejores, tanto que ya no me importó tener toda mi ropa oscura con pelos, que me hiciera pis en los zapatos si los dejaba en el piso, que me despertara a la noche porque se había tragado sus pelos y le dolía la panza, que me robara la almohada de noche para acotarse encima, que tuviera que ponerle dos bateas distintas porque en una hacía pis y en la otra caca la muy malcriada, que tuviera que salir corriendo a comprar leche porque nunca dejó de tomar agua con una gota de leche, en fin... hace unos meses,Samantha se fue al cielo de los gatos, y no puedo explicar lo triste que estoy, pero a pesar de eso se que vivió como una reina y quería agradecerles a Uds (por eso les escribo) porque me dieron y le dieron una vida llena de amor, pelos y ronroneos, de narices húmedas buscando dormir cerquita de mi cuello, de abrazos gatunos con esas patas peludas... Samantha logró gustarle a gente a la que no le gustaban los gatos, se las arregló para que todos le hicieran upa, para que supieran que venir a mi casa vestidos de negro era una muy mala decisión, para no dudar en cuidarla cuando me iba de vacaciones.... Samantha nos dejó muy tristes a muchos ahora que no está más, pero entendí por qué fue una de las preferidas de Sandra, y no tengo más que palabras de agradecimiento a ella por haberme permitido llevármela ese día.
Les quería contar todo esto, les quiero agradecer al infinito por lo que hacen por estos bichos hermosos siempre, perdón por lo extenso de mi relato pero aún así no me alcanza para explicar todo lo agradecida que estoy. Gracias eternas, infinitas. Hace poco me la tatué en un brazo y cuando se durmió para siempre decidí conservar sus cenizas en la tierra de una panta para que siguiera viviendo para siempre. Les mando unas fotos de ella, hace muchos años le llevé una de estas fotos a Sandra y supo enseguida quién era Samantha y otra vez lloramos las dos como aquella primera vez que nos vimos.
Gracias en serio.
Un abrazo enorme para todos por ahí.
Nieves.


Bebes Lourdesianos en Adopcion!


La Oracion de Julieta

Soy Julieta y estoy hecha una "gataza". Ya soy grande y seria, aunque durante el día muchas veces me dejo arrastrar por las locuras de mi hermanita Candela que es recontra molesta, está todo el día saltando, corriendo, trepando, se me tira encima, me ataca, uffff... Pero yo le sigo el tren porque sé que es una infante y tiene que jugar mucho.  Igual tengo cuidado porque no quiero que mi mamá se enoje demasiado con nosotras,
Yo,  por las dudas, REZO seguido.  Verán que merecería llamarme "Santa Julieta"  ( jajajajajajjj )
¡ Besos para mis Tías del Hogar y todos los gatis !

miércoles, 27 de marzo de 2019

Lourdesiana Ambar y Gianluca: los primeros besos de una bebe

Hace un par de días, una joven pareja se acerco al Hogar, soñando con agrandar la familia con un integrante gatuno, justo aquella tarde de corridas y alegrías, un jueves en el que se adoptaron 16 gatitos y que, cuando ellos llegaron, ya no quedaban bebés en adopción, algunos había pero faltaba el alta de los veterinarios y entonces le dijimos que tomábamos la reserva, y nos conectaríamos con ellos cuando llegara más bebés ó cuando encontráramos aquella gatita que entendiéramos podía ser la de sus sueños.
 A todo esto, vale una reflexión: muchas personas siguen aún con la extraña y centenaria idea de la indeferencia gatuna…que no te dan bola…que son independientes…que vienen cuando quieren y no cuando los llamas…
 Sin embargo, vale aclarar que, una de las situaciones que nos hace sentir las fuerzas necesarias para seguir, entre los que llegan enfermitos, accidentados ó los bebés abandonados, más allá del doloroso aprender con la experiencia., acontecen “otras” situaciones que exceden largamente la imaginación, y terminan siendo una caricia a los más profundo de nuestras almas…
 Interactuar con felinos, es una inagotable fuente de sorpresas…pero volvamos a Gianluca  que buscaba su gata, no importaba el color, sólo esperaba que fuera pequeña para darse el enorme gusto de criarla, y que fuera nena, no parecía ser un pedido demasiado especial, sin embargo teníamos el fuerte compromiso de dar con la gatita apropiada, que armonizara  con la enorme ternura que se percibía en la mirada de ambos…
 .- hola Gianluca, hay una gatita que creemos que te va a gustar…tuvo hoy el alta de la vete del Hogar, te venis…?!?!? No queremos que quede mucho en el gatil esperando…
.- vamos para allá, nos esperan…???
 Media hora más tarde caminaban ansiosos el largo pasillo que da a los patios internos…Sandra le puso a la pequeña Ámbar en brazos…este es siempre un momento de suspenso, un gatito de la calle, es una completa caja de secretos, sorpresas y misterios…
…que comió su mamá mientras lo esperaba?!?!? …y qué mientras lo amamantaba…?!? Que experiencias vivió el pequeñito en la calle…?!?!?! Fue maltratado…?!?!?! Pasó miedo, hambre y sed…?!!?!?
No hay repuestas para estos y otros miles de interrogantes que se esconden en los recuerdos profundos del gatín, sólo la vida con ellos, y el ir viendo con la convivencia a que le tienen temor y que les gusta, nos dará un borroso arquetipo de su pasado en las calles…
Pero aquí, es donde creemos que el Hada de los Gatos, nos prepara momentos venerables…la pequeña Ámbar, no sólo se acomodó en los brazos de Gianluca…no habían pasado apenas algunos segundos que la tenía en brazos, cuando ella abrazó su cara con sus mínimas manitos renegridas, lo olió con curiosidad, como si fuera totalmente consciente de que oliendo con ese segundo olfato que tienen los gatos, para detectar amistades, peligros y albures debía determinar si ese sería su humano ideal por el resto de sus siete vidas…y comenzó a lamerlo, suavecito primero pero convencida y alegre después, Gianluca no podía creerlo, segundos luego de conocerse, la pequeñísima Ámbar, no sólo lo aceptaba, le demostraba con sus lengüetazas que era el humano con quien siempre pudo soñar, era “ese” humano elegido, de energía en perfecta ligazón con ella… y ni las fotos con flash, ni las risas, ni las exclamaciones de asombro, la retraían, ella seguía ocupadísima en demostrar a su humano cuanto lo amaba ya, así, con un gran amor a primera vista… ese gran amor que sólo demuestran los gatos cuando te lamen…
…y si nos preguntan…les diremos que sí, que estos son los momentos que nos dan la necesaria fuerza para volver mañana y pasado y así, día tras día desde hace once años y por muchos más, cada vez que veamos un gato demostrar en ese sugestivo idioma felinus, todo el amor a su humano, diremos: valió la pena! 

Bella Luna

Hola! Como están? Hace aproximadamente 10 años adopte una gatita hermosa de su hogar, recién hoy buscando un gatito para otra persona que quiere adoptar me topé con su fanpage, y vi que publicaban fotos de los rescatados.Quería dejarles una foto de Luna la gatita que me alegra todos los días desde hace 10 años. Lola

Desde otra optica...


martes, 26 de marzo de 2019

Alma

Buenas tardes amigos, soy Alma, una nueva habitante del Hogar… hace un par de semanas que llegué, y la verdad… cuanta nostalgia me da, haber tenido la necesidad de recurrir a este lugar para que nos albergue… esto no fue nunca lo que pensó mi mamá-gata cuando mis hermanos y yo llegamos al mundo…
A ella la retaban porque tenía bebés y nuestro destino fue incierto en todos los casos, prefiero no pensar en mis hermanos mayores, ahogados por el sólo hecho de nacer, pero tampoco mis hermanos mellizos tuvieron un gran destino…
Siempre recordaré la angustia que me produjo el primer día que pase sola en el mundo, de pronto, como si llegara una gran tormenta ó cayera un rayo enorme, mi mundo entero había desaparecido y obviamente con el, también mi mamá y mi familia…
…quede horas desorientada en aquel lugar, quieta, entre asustada e incrédula... mis ojos no podían creer que veían solo una calle vacía y oscura…
…que fue de mi familia, de mis hermanos…? de mi mundo...?? aquel en el que inocente jugaba y creía en la felicidad..?!?!??!  
Todo parecía haberse esfumado, tuve tanta pena, tanta tristeza que creía que todo podía terminar en aquel mismo instante… luego con resignación y algo de la sabiduría ancestral que traemos comencé a crecer…
Sí, ´si…crecí, la verdad… como pude, y luego de mucho andar , hambre, frío, insultos, tropezones y aprendizajes me refugié en aquella casa abandonada…
.- eh!!! gata intrusa, callejera, basurera… fuera de acá…!!!
Era en el mejor de los casos el diálogo, en otros los escobazos y la piedras… un día de inicios del verano me di cuenta que cuatro bebes crecían en mi y entonces decidí que el esfuerzo sí valdría por ellos…
… pero me hice una firma promesa: ellos no se separarían de mi, los defendería como fuera necesario…
El nacimiento de mi hijitos coincidió con las fiestas de fin de año…cuanto ruido, cuanta algarabía…y obviamente, cuidando a los pequeños podía conseguir menos comida, aunque la felicidad que ellos me proporcionaban compensaba todas las penurias…!!!
Fue una tardecita cercana al año nuevo de los humanos que aquella mano se asomo por debajo de la empalizada y tiró el paquete que parecía comida….
…estaba tan hambrienta que tal vez reduje los recaudos para acercarme a algo desconocido...  ó fue quizás que sigo creyendo en los humanos como mis hermanos de tierra… me acerqué a verlo …y …
…todavía me cuesta creer que alguien pueda hacer una cosa semejante… dentro de la bolsa había un petardo encendido…
…explotó justo cuando acercaba mi cara, tal vez el hambre me hizo estar menos atenta…? Ó es que soy eterna e impensablemente tonta…??? sentí junto con la explosión un dolor lacerante…
Me desperté no se cuantas horas después… mi ojo ó lo que quedaba de él colgaba, al igual que un trozo de mi cola…
 …pero…es que “eso” es diversión?? es que a alguien le puede resultar divertido mutilar a otro ser vivo??? no, no..., no puedo siquiera imaginarlo... nadie, les prometo, nadie de mi raza lastimaría a otro por diversión... ó en todo caso...es eso una diversión...????!?!?!??! 
Mi ojo y mi cola destruídos, la infección posterior, la tristeza por haber sido humillada, la tremenda sensación de enfermedad en mi alma… valía la pena el esfuerzo? 
…ay humanos!!! algo serio les está pasando…!!! Jamás, pero nunca jamás alguien de los míos le haría semejante daño a uno de ustedes, ni siquiera a quien me separó de mi familia…
Seguí criando mis pequeños como podía, mi única esperanza en ese momento era que ellos crezcan y puedan salir de ese lugar, hasta que finalmente una tarde, como si fuera un recompensa a todo mi devenir, una señora  pasó por aquella casa abandonada, me vió y en un tono manso y cordial me ofreció ayuda…
Así, entre mendiga y avergonzada por mi triste aspecto, entré en esta añosa casona que resuena en historias de vida... y de angustias; sus largas paredes del color del sol... esos árboles que se desviven en verdes que alegran el corazón de los desconsolados... el silencio, uuuuaaaauuuu…aquí no se sienten siquiera los ruidos de los petardos...
Fui alojada en un bello departamento, tengo comida, agua, baño... y algo mucho mayor que lo que tenía con esa impuesta libertad que tanto se parecía a una condena de vida... aquí tengo paz... aquí me siento segura,  me da temor salir del gatil… pensando que si salgo, pueda quedar nuevamente en la calle… dicen que es recurrente que a todos los que lo pasamos tan mal nos sucede lo mismo… 
Hace unos días, poquitos, comencé a visitar el patio de los árboles, y una tarde Sandra me alojó en un gran gatil  mas grande, con otra mamá-gata, que tuvo sus bebitos en el Hogar y un par de bebés que llegaron huerfanitos…al menos mis niños crecen conmigo…!!! No quiero ni imaginar que sentirá la mamá de los que llegaron solitos, pero con mi compañera de gatil nos dijimos:
.- te parece que estén solos…???
.- de ninguna manera, entre las dos los atendemos…!!!
ella es mi primera amiga!!!! y es una lourdesiana como yo y nuestros bebes!
…y allí estamos, dos mamis, 9 bebés “alternativos”, una descansa, la otra vela sus sueños, así puedo visitar tranquila el patio y la terraza de las flores  y aunque con un solo ojito, hoy puedo decir que he comenzado a ver la mitad buena de la vida, soy rabona, pero Sandra dice que eso me hace “exótica” y de todos modos puedo mover la punta de mi colita rabona cuando me hacen mimos y ronroneas en diferentes tonos, mi mensaje de paz y conciencia sigue intacto!
Los espero, Alma

Moustache se alegra..


Simon

Hola soy Mariana mamá de Simón les cuento que está hermoso muy jugueton y es super cariñoso y compañero muchas gracias por hacer este sueño realidad besos

lunes, 25 de marzo de 2019

Más porteños eligen tener gatos antes que perros como mascota



Los prefieren por su independencia y adaptabilidad a sitios pequeños.

En los hogares porteños, la tradicional preferencia por los perros a la hora de tener una mascota ha empezado a cambiar. Aunque en la Ciudad hay unos 430 mil canes y 250 mil felinos domésticos, el último informe de la Encuesta Anual de Hogares afirma que, en los últimos años, más personas comenzaron a optar por el gato como el animal de compañía perfecto. Las razones que esgrimen los dueños son similares: su mayor independencia y mejor adaptabilidad a la forma de vida actual, entre jornadas laborales amplias y escasos metros cuadrados.
Los resultados del estudio “Tenencia responsable y sanidad de perros y gatos” confirman esta tendencia: de 2003 a 2014, el crecimiento de la población de gatos fue más rápido que el de los perros en la Ciudad, con un incremento de 19,4 por mil al año versus el 17,7 canino. “Esto pasa porque generan menos problemas que los perros. Si el dueño tiene que salir, no hay que sacarlos a pasear; el costo de alimentarlos es menor, y son más independientes”, dice la veterinaria Alicia Papurello.

Fuente: Perfil


Abril y Natyca

Hola amigos del Hogar, soy una bella gata “azul”, tengo grandes ojos dorados y como la mayor parte de mi familia, tengo un suave y brillante manto de piel que nos hace famosos por el reflejo azul bajo los rayos del sol… soy descendiente directa de los míticos gatos que cuidaban las bibliotecas de los monjes cartujos y mis movimientos son mansos y relajados como es costumbre en mi familia, quien tenga ya un gato azul sabe de estas bondades…
…pero ay…nací en una casa donde nos éramos muy queridos, siempre retaban a mamá por tener sus bebés…y nos pegaban cuando nos portábamos, lo que ellos llamaban “mal” es decir éramos 4 hermanitos que corríamos alegres y saltábamos y perseguíamos moscas…pero los dueños de casa se enojaban mucho y  finalmente una mañana temprano cuando teníamos unos dos meses de vida, nos fueron dejando en distintos lugares librados a nuestra suerte…que feos recuerdos de aquella época…todo me daba miedo…!!! Vagué por la calle, encontrando poca comida y siempre temerosa de la gente que pasaba indiferente a mi drama personal…
…fue una mañana de la primavera pasada que llegué como por casualidad al Hogar de Lourdes… me llevó alguien que se compadeció de verme hambrienta, mojada y muy…muy asustada…!
Allí me recibieron, debo reconocerlo con toda ternura, me dieron comida, baño, vacunas, hasta me “castraron” dijeron que es una pequeña operación para que no tenga los mismo problemas que mi mamá con bebitos no deseados y debe ser cierto que es un “trámite simple” porque a mi no me dolió nada… y bueno así estaba yo, tranquila, rodeada de congéneres, cuidada y mimada, pero no…no lograba relajarme frente a la presencia de humanos, todo era paz mientras paseaba y caminaba por los patios y terrazas con mis semejantes, pero cuando comenzaban andar también los humanos…ay…!!! Que miedo!!!
Sólo me sentía confiada con dos personas,  Sandra, ella tiene un algo especial, no sólo está todos los días todo el tiempo, nos cuida, nos cura y nos mima, sino que también debió ser un gran gato en otra vida…!!! … Natyca… ay…que felicidad cuando venia Natyca…. Nos hicimos tan buenas amigas, que un día Sandra y ella hablaron y hablaron, yo escuché mi nombre un par de veces así que “paré las orejas” para saber de que se trataba, y tuve una gran noticia al final de la tarde: Natyca me llevaría a su casa para que “socialice” …
Ella tiene dos bellas gatas Tokio y Samba…que nos hicimos re buenas amigas, y la verdad en la casa de Natyca se está tan bien como en el Hogar, sólo que la cercanía de ella, a mi me hace sentir fuerte y confiada y hasta cuando vienen sus amigos y alumnos estoy alegre y sí amigos, finalmente “socialicé”!!!!
…hasta aquella tarde en que Natyca me contó entre alegre y triste que me habían conseguido una casa y una amorosa familia para vivir….entonces…eso significaba que me iba de ese bello lugar…de esa bella familia…que me alejaría para siempre de Natyca…. y entonces…no…no era esto lo que yo soñaba…
…aquella noche partí tan triste hacia mi nuevo hogar…tan triste, no puedo decir nada de aquella familia…ni de la segunda que intentó darme casa…todos…miren, todos eran tan tiernos…pero ninguno tenía el modo cordial, y ese lindo “cantito” de Natyca, la risa de ella…las manos suaves y la caricia fácil, así que en ambas casas permanecí hecha bollito, asustada y triste de mi triste destino….
Hasta ayer en que Natyca fue a buscarme a la casa de esa familia, me abrazó, me puso en bolsito y me dijo suavecito al oído
.- vamos pequeña, vamos a casa!!! Te prometo Abril, (ella siempre me llamó de ese modo) te prometo que llego y le mandámos un mail a Sandra..!!!     
Y esto fue lo que escribió, mientras yo la miraba atenta, sorprendida y feliz:
 “Realmente me da mucho pesar darla en adopción porque me he dado cuenta que ella se siente en paz conmigo. Es increíble como en sólo una semana se adaptó perfecto después de estar mes y medio en 2 casas y dejó el temor que tanto tenía y que le vuelve cuando no estoy yo… Ella es una gatita muy dulce y mimosa, me sigue a todos lados, está pendiente de todo lo que se hace en la casa,  es re buena compañera con Tokio y Samba y se preocupa por los gatitos que han venido temporalmente a la casa cuando los escucha maullar, Se ha llevado desde el principio  muy bien con Samba, y Tokita de a poquito la va queriendo, ya la he visto a escondidas dándole algunos besitos.
Y me acompaña siempre cuando doy las clases y se deja tocar de mis alumnos, es increíble! después de ser tan temerosa.
En fin nos cautivo a todos en la casa y no quiero correr el riesgo de que no se adapte nuevamente a otra familia, después de estar tan bien acá.
Así que ahora Sandra…Abril es la nueva integrante de la familia”

Si, sí amigos!!!! Finalmente tengo casa!!!! tengo familia, la que siempre soñé, tengo un futuro para todas mi vidas!!! …y lo más importante de todo….amigos…la tengo a Natyca para siempre conmigo!!!! Soy Feliz!!!
Abril

La vida despues del Fuego


Apenas amanece ese martes, cuando comienza a gestarse el fin de una historia de catástrofe para humanos y animales, que se inició hace unos 20 días; fue una madrugada cuando comenzó el incendio de un caserío en La Boca… casas de chapas, cartones y maderas, de esas que vemos en Caminito y nos enternecen con sus colores y su aire romántico, pero la feroz realidad es que esas casas tienen apenas lo indispensable para brindar cobijo, tienen instalaciones mínimas de gas, de luz, de agua, unos pocos baños en los patios, a la intemperie; dicen que toda realidad supera la ficción, y acá, supera el encanto de los colores y la mística que ellas implican… hasta el límite de dejarlos en un absurdo ridículo, ó a nosotros, impávidos, como si hubiéramos abierto la ventana que tras ese colorido vibrante, sólo puede descifrarse en grises, ahogando todo bullicio, hasta llevarlo al más cruel de los silencios...

Lo cierto es, que al alba de hace unas pocas semanas, más de la mitad de ese caserío desapareció con la voracidad de un fuego que nadie supo como empezó, fuego que parecía no saciar su sed con sólo una parte… las llamas avanzaban, intentando devorar todo a su paso, y casi lo logran, se llevaron la mitad de los cuartos, un perrito y un pequeño gatín blanco que no alcanzaron a salir y respetó las vidas humanas, por la acción de arrojo siempre al límite de los bomberos voluntarios, que con siete dotaciones, se enfrentaron no sólo al fuego sino al derrumbe de casi todo el lugar...

Los sobrevivientes, personas y animales, acomodaron sus vidas, como pudieron, y como siempre pasa en estos casos, una comunidad de gatitos quedó a la deriva, una pequeña gata carey cuya dueña entendió que todos los animales habían muerto y por esa razón nunca volvió a buscarla, ni aún cuando se enteró que seguía con vida, un enorme gatote gris y blanco… considerado el “bravo” del lugar, macho entero de bellos ojos verdes, y un séquito de gatas y gatos menores, que también huyeron del fuego como pudieron, algunos se chamuscaron, otros simplemente volvieron al día siguiente, y como parte de los sobrevivientes que eran del lugar, hicieron lo mismo que los humanos, acomodaron sus vida como pudieron…

Desde aquel día, un alma noble, de las 150 personas que vivían en el lugar, se preocupó por ellos, les dio de comer y se dedicó a ese peregrinar desolador (del que ya hemos hablado otras veces, que va enredando a la persona en una especie de impasible laberinto), que es el pedir ayuda para un animal callejero, estos “casi” se habían convertido en eso, si no fuera porque María se ocupó de confortarlos con un inusual cariño, que demuestra que definitivamente es un humano del otro  modo de vivir, antes de irse día a día a su peregrinar: trabajo, búsqueda de casa (ya que su pieza había quedado a medio quemar, le faltaba una pared y parte de la puerta) y búsqueda de una solución para los pequeños que, también día a día cuando ella partía, se acomodaban en un alero que como todo en el lugar, había quedado a medio sobrevivir, pero donde daba el sol…

María se topó con las respuestas usuales en estos casos, están lo que no reciben heridos, los que no reciben adultos, los que no reciben cantidad, etc, etc, etc, respuestas variadas y creativas para quien solicita tan sólo piedad para un animal en emergencia, hace una semana, el pedido llegó al Hogar, una de nuestras voluntarias se comunicó con María, y pactaron para la mañana de un par de días después el rescate.

Nos levantamos muy temprano ese día, nos vestimos con botas resistentes, y  nos preparamos para afrontar el hecho de ingresar una vez más a un lugar difícil, porque luego de un incendio, las ruinas siempre e indefectiblemente, nos hablan de lo que ya no está… pero hablan de un modo cruel, cabal, sin una mísera pincelada de misericordia.

Si bien María es más que amable, el panorama no era sensible, ni suave, ni amable, una atroz montaña de hierros retorcidos, maderas ennegrecidas y el olor… ese olor tosco, bruto, salvaje… ese olor a quemado, que se va impregnando en la piel, en la ropa… y en el recuerdo profundo…

Hubo que subir por una escalera a medio quemar, que daba al alero y a lo que quedaba del cuarto de María, ella ya consiguió donde ir, pero no estaba dispuesta a dejar el lugar, si los animalitos quedaban allí…

.- pero estos días de frío… como hiciste?!?!?!

.- dormíamos todos juntos y nos dábamos calor los unos a los otros…

Sólo cuando nos retirábamos, María permitió a sus lágrimas que den rienda a lo que sentía, perdió casi todo lo que tenía, su cuarto quedó justo en la “frontera”, durante el fuego, ella misma, se salvó porque logró salir antes de que su propia escalera fuera alcanzada por las llamas, se envolvió en una frazada y corrió, al hacerlo, notó que la pequeña Lulú, quedaba hecha un ovillito en un rincón de la pieza, aterrada por la situación no se atrevía a salir, ella la levantó y la envolvió en la misma frazada que llevaba sobre los hombros, así, juntas, abrazadas, dándose calor con la manta, vieron desaparecer lo que había sido sus vidas hasta ese momento… y Lulú tuvo que aceptar que ya no tenía casa y tampoco familia, pues a donde se muda María no permiten animales…

 Sandra y Lily, escuchan en silencio los relatos varios, avanzan, al llegar al primer piso… ahí estaban todos, dos gatinas pequeñas aún y preñadas, dos más adultas, cuatro machos… y Lulú… 

.- ahí los encontramos, sobre el alero, mirando curiosos y confiados, impensadamente, el enorme “macho bravo” se subió a los brazos de Sandra -contaría Lily más tarde- ...parecía estar diciendo, “por favor, llevame lo más lejos posible…”, y a partir de él, uno a uno, se metieron en las gateras con una docilidad inusual, como aceptando el camino marcado por el macho alfa y tal vez vislumbrando una vida distinta para ellos a partir de ese momento…el fuego había cambiado sus destinos, ó tal vez se había metido en ellos, para darles la oportunidad de ser bañados, castrados, bien alimentados y buscar una familia que les arrope los cuerpitos del frío y las necesidades, pero fundamentalmente que les arrope el alma de esos recuerdos…

Una pregunta flotaba insistente en el aire… es que a la hora de dar asilo a un gatín siniestrado… nunca hay nadie?!?!?! …es que sólo hay gente y gente a la hora de criticar si esto lo hicimos bien, ó si ellos lo habrían –seguramente- hecho mejor…?!?!?!? …lo único cierto, la única realidad, es que a la hora de ir a buscar estas almitas, sólo estaba nuestro Hogar…

Cuando salíamos, María nos alcanzó y nos dio una bolsa de comida, quería aportar algo al rescate, Sandra le dijo que ya había aportado bastante con el cuidado y el alerta, la bolsa quedó para otro… para otros que lo necesitaran… Sandra habla todavía unas breves palabras con María, tratando de reconfortarla… no sólo había perdido todo lo material, ahora debía afrontar el duelo de dejar junto a los gatitos rescatados, a sus propios gatos…

En ese momento casi cuando partíamos, Lily miró algo al otro lado de la calle y cruzó…

.-Que pasó…???
.- Vi  esa vieja cadena que tiznada por el fuego y oxidada por el agua, todavía cuelga de la puerta, me pareció que simboliza más de lo que es en sí…
.- Si… la vi también....

.- Me preguntaba si acaso la pobreza, no es a su modo, una forma de esclavitud…?

.- Cierto, ojalá algún día, así como nosotros peleamos por la igualdad, el cuidado, el respeto y el amor hacia todos los que rescatamos, así como ellos dejan atrás el abandono, algún bendito día, pueda sentir, ver y vivir, en una sociedad donde no haya ni cadenas invisibles, ni abusos hacia los que más necesitan… sino puentes para que los crucen y empiecen una nueva vida…


Sabíamos que traíamos con nosotras a los sobrevivientes felinos de la tragedia, aunque nos amargaba la limitación de no poder ayudar también a los sobrevivientes humanos, al menos en sus primero pasos a una vida mejor…   

Volvimos a Lourdes inusualmente calladas, al llegar, bajamos las gateritas, los acomodamos en dos gatiles contiguos, y la vete con dos voluntarias hicieron sus fichas, les dieron alimento balanceado, el gatote gris, no sabía bien de que se trataba, pero cuando lo olió se abalanzó y todos lo siguieron, agua fresca, muchos cariños, luego se hicieron bollitos unos sobre otros, y durmieron por primera vez relajados, durmieron, durmieron, durmieron…


Para compensar la balanza, (la vida se encarga de que así sea), nos permitió observar hacia el mediodía un grupete de ocho bellos gatos, ninguno estresado, ninguno en schock, algunos hasta “parlotearon” desde sus lugares, pareciera que todos habían entendido que fue para bien, todos están sanos, sólo un colorado, luego del baño y la revisación médica, se pudo ver que tenía chamuscada la nariz… de todos modos, el estado general es bueno y la vete dio luz verde a sus castraciones…


A todo esto, ya es pasado-el-mediodía, cuando Sandra y Lily, se sientan con un café en el pulmón verde, era más hora de almuerzo que de café, pero no... sus caras, su ánimo reflejaban mucho...


.- no, no, lo que vimos... no fue coherente, no fue lógico, y no fue justo, para nadie...


.- pero es real...



 ...sus ropas, como los gatines quedaron tiznadas, el olor a quemado todavía les vuelve áspera la garganta y la imagen desoladora del lugar se ha instalado ya en sus recuerdos profundos, negándose a abandonar el momento…







domingo, 24 de marzo de 2019

Lourdesiano Renato, una historia de amor

Le Blanc era lindo, lindo, demasiado lindo para ser verdad, nació y creció mimado más que nada por su extrema belleza, tenía un ojo del color del cielo y el otro del color del sol, zarco que le dicen, era blanco blanquísimo y de una suavidad parecida a la mismísima seda.

Le Blanc aprendió a comer únicamente el balanceado que mejoraba su blancura y su suavidad, pero, como pasa muchas veces en la vida, un día a Le Blanc el destino le jugó una mala pasada y quedó en la calle…
Cuentan los gatos memoriosos que viven en los baldíos, que cuando tenía casa, era muy muy mimado, también estaba enamorado de una bella gata tan blanca como él, pero la familia sin dar muchas explicaciones, un día regaló la gatita, se dijeron un doloroso adiós que casi nadie entendió porque ambos hablaban en “felinus” y desde entonces, Le Blanc sólo muestra su mal humor y no tiene otra cara que esa que manifiesta su ancestral tristeza…
Una noche en que vagaba, bastante malhumorado y hambriento por las calles vacías y húmedas de la ciudad, se encontró a un gato callejero que le contó que para mitigar las penas, había que mirar el cielo, cosa que a Le Blanc, acostumbrado a vivir en un departamento, nunca se la había ocurrido, el gato callejero, le contó que allí viven unas fantásticas esferas de luz, llamadas estrellas que rodean y decoran el lugar donde también vive la Luna, que es como la más grande de todas las estrellas y hasta tiene una cara cordial con la que observa la tierra, le contó que algunas noches la Luna brilla muy grande y muy redonda, aquel gato le contó también que estaba enamorado de la Luna y a ella le cantaba, desde los tejados, las noches de Luna Llena…
La Blanc lo escuchó fascinado, tanto, que desde ese mismo momento esperó con ansias las noches para adorar él también a la Luna, y por qué no, también enamorarse de ella, perdidas como estaban las esperanzas de reencontrarse con su amiga la gatita blanca, los meses pasaban y su pelo sedoso se fue volviendo opaco, la comida en la calle era poca, la vida difícil pero, se consolaba pensando que ahora que sabía soñar y era ung ato romántico ya ni la buena vida de aquella casa le interesaba…
.- San, tenés lugar para uno que parece que tuvo casa, todo blanco…??? …angora turco parece, sí… pero con mucho tiempo de calle, está hosco, miedoso, muy sucio y flaco…
.- pero sí, claro, traelo!!!
.- es raro sabés, es como un gato romántico, mira la luna por las noches, le llevo comida pero come poco y sigue maullando hacia el cielo nocturno, de día, en el barrio nadie lo ve, lo que es casi seguro es que alguna vez tuvo casa, pero si la tuvo, fue hace mucho, mucho…
.-y bueno, traelo, y tratemos de curar su tristeza y su enojo …
Cuando llegó al Hogar, Le Blanc mostraba su peor cara, estaba enojado con la vida, con el mundo y sobre todo con los humanos,  San no hizo muchos comentarios, guardó a Le Blanc en un gatil enorme, aunque era el más bello de los bellos, el vete le dijo que su cola torcida, no se sabe si por un accidente, una mordedura ó que, nunca volvería al lugar correspondiente. Además a Le Blanc tampoco le gustaban los compañeros de gatil, él quería ser único y no tener que compartir con nadie ni siquiera su tristeza infinita… aún  cuando toda su alcurnia se había reducido a llegar como un callejero cualquiera y quedar alojado en un orfanato… porque sino… que es un refugio…?!?!?! Pero la parte buena fue que desde su lugar en el orfanato, Le Blanc pudo seguir viendo por las noches la Luna, y cada vez que lo hacía se acordaba de aquel gato callejero y lamentaba que no pudiera acompañarlo en este nueva aventura, un par de semanas después,cuando Sandra estuvo segura de que él estaba tranquilo, también pasó a quedar suelto algunos días con sus noches, así que formaba parte del seleccionado grupo que duerme donde quiere, obviamente, Le Blanc quería dormir en la terraza mirando horas y horas la Luna…
En otro lugar, alejado del Hogar, y por esta magia que tienen las ciudades, donde millones de historias corren paralelas y a veces ni siquiera se cruzan, en el otro extremo de la ciudad, una jovencita con manos como de seda, miraba un día FB … nada, nada en especial ojeaba Fb, para arriba, para abajo, ésta foto, aquella amiga... así como así…como cualquier otra cosa, cuando vió una foto de Le Blanc… se detuvo, leyó parte de su historia, vio la tristeza de su mirada… y se enamoró de él…
.- mami, podemos adoptar otro gato?!?!? ¡
.- que viste????
.- se llama Le Blanc, tiene una triste historia, parece que donde vivió ya no lo querían, porque parece de raza, pero lo encontraron en la calle muy estropeado, si hasta tiene la cola torcida… también parece que es un poco malhumorado ó soñador, dicen que mira todo el tiempo a la Luna…
.- y que le viste de especial???
.- su mirada!!! Y que se haya enamorado de la luna…estoy segura que necesita amor…
.- ok, si vos crees que él necesita una oportunidad, traelo…
Un rato después se comunicaban con el Hogar, y otro rato después, se comunicaban con una voluntaria, Sandra estaba decidida a extremar cuidados, con él nada podía fallar…
.- hola, conocés a esta familia??? …quieren adoptar a Le Blanc, pero vos sabés, con él hay que extremar todos los cuidados…
.- si, sí, pero tranquila…!!! familia súper, gente encantadora!!! Hogar de diez!!!
.- tanto como para darles a Le Blanc? vos sabés toda su tristeza, no quiero arriesgar nadisima de nada!!!
.- San, las conozco, y sé lo que me contó lady Mia U, Le Blanc, está enamorado de la Luna, su posible familia está enamorada de él y él necesita una casa con mucho amor y paciencia, ellos lo tienen…
.- ok, entonces, Le Blanc tiene familia…
Esa misma mañana de sábado, llegó la joven con manos de seda, lo vio, lo acarició, él sintió de sus manos esa suavidad como de seda y la energía de ella se fusionó por un instante con la de él, eso le gustó, pero sabía que eran muy pocos los humanos en quienes confiar, asombrado vio que Sandra traía un bolsito y allí lo alojó…raro en él que de todo sospechaba, ésta vez no se sintió alarmado, sólo se preguntaba una y otra vez a donde lo llevarían la niña, el bolsito y su vida en ésta su “2° vida”… pero enseguida se dio cuenta que éste viaje era especial, así que viajó más curioso que preocupado, un viaje corto, hasta llegar a una casa donde lo recibieron con todo el amor…
.- Bienvenido, desde hoy vas a tener un nombre nuevo, nada de tu vieja vida, que te recuerde momentos amargos, que te parece??? Te gusta Renato???
Y tan así fue, que Renato hasta se sintió repentinamente feliz, aunque una sorpresa más lo esperaba y ésta no lo divirtió tanto, al llegar a la casa, se encontró con que allí, había otros habitantes además de la niña de las manos de seda, un diminuto caniche y una bola de pelo a la que llamaban…. no… que se yo como se llamaba la bola de pelo!!!! ni siquiera prestó atención, eso pequeñito que ni siquiera parecía un gato, pero…ahí se dio cuenta que él tampoco sabía vivir en familia, y cuando más cuenta se daba de que no sabía, más se enojaba, se la agarraba con el pequeño caniche de la casa, un chico grande de edad, que no entendía porque Renato tenía tan mal humor, y Renato entretenía su malhumor, lo miraba fijo, como todo gato sabe hacer hasta que el caniche arrinconado se hacía pipi, entonces él, partía satisfecho, si su diminuta amiga persa se cruzaba, … paf… la corría del camino, y seguía indiferente, después de todo, quien era esa pequeña bola de pelos y runrunes, para cruzarse en su vida... después…abajo del sillón… donde nadie llegaba…
Los comienzos fueron duros, muy duros…
.- como anda todo…?!?!?!?
.- y… difícil… a él le cuesta…
.- escuchame G, si se te complica el Hogar está para ayudarlas ó recibirlo si ven que se hace insostenible…
.- no gracias, no de momento, creemos que es un tema de paciencia y amor, él va a comprender que existe otra vida…
Y los meses pasaron, sí…hasta que un día, su adoptante, viajó por estudio tres largos meses fuera del país, Renato se asustó, lo habría abandonado ella también por su comportamiento hosco?!?!?! Esa jovencita de ojos claros y diáfanos, que sonreía todo el tiempo, se habría cansado de él?!?!?! Por ella, él hubiera cambiado, pero ella también había partido!!!! Que sería de él ahora!?!?!? Tal vez ya era tarde para todo y por ahí si lo descartaban por malhumorado, hasta podría terminar siendo un callejero nuevamente… ó peor aún… sería que la vida le quitaba todo lo que él llegaba a amar, en esos días no podía quitar de sus recuerdos a su amiga la gatita blanca…
Hasta que una mañana… una mañana la sorpresa, por Skype, apareció C., la niña de las manos de seda…
.- hola Renato!!! Acá estoy feliz estudiando, pero te extraño!!! Te portas bien?!?!?!
Renato no tenía respuesta a esa pregunta, no se portaba bien desde el mismo día que ella se fue, pero ahora que aparecía en aquella pequeña caja que llamaban “Tablet”, y con aquel complicado sistema de los hombres…
…Renato se emocionó…
.- no te comas la comida de los otros, Renato y portate bien! te extraño, vuelvo pronto!!!
Pronto, pronto, cuánto sería pronto en la medida de los hombres…??? él vivió a la expectativa de aquella promesa, pasaron los mese tres, tres!!! Uno, dos, tres!!!  …largos meses y una mañana en que miraba melancólico por la ventana pensando cuanto faltaría en las medidas humanas para llegar a “pronto”… sintió un ruido raro, pero conocido,  rueditas de una valija…
Corrió hacia la puerta, y sí, era verdad, su amada C., estaba de regreso, y corrió, corrió como nunca lo había hecho antes por nadie, Renato corrió  a ronronearle al único contacto con los humanos que había logrado despertar en él, el hecho de ser dulce, tierno y cariñoso, el único humano con quien el sintió el verdadero y desintereso amor, y por quien él era capaz de cambiar… C., lo levantó en sus brazos y lo llenó de mimos, al rato la pregunta inevitable…
.- te portaste bien???
.- mmmmm…. No mucho…
.- lo sabía, pero te amo Renato bello, y podemos vivir en familia, nadie te va a quitar tu lugar, nunca, nunca más!!!
…así quedaron horas abrazados, él ronroneó con toda la fuerza que podía…
Y entonces… como él era muy inteligente y se sabía capaz de cambiar por amor, sucedió que aquel día… Renato cambió!!!
Hoy Renato, Gregorio (el caniche) y la pequeña Minerva (ahora Renato recuerda el nombre de la bola de pelo ronroneadora, que hoy es además una bella gata dorada), conviven en armonía, Renato aprendió que hay otra vida, sólo es cuestión de mirar la mitad buena y él ahora podía no sólo mirarla, sino también disfrutarla y sonreir para las fotos…!