Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2019, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

martes, 30 de junio de 2020

Mascotas: adopciones, mudanzas y Flores de Bach


Cada vez que adoptamos un gato o un perro es un momento de alegría, un nuevo ser que se incorpora a nuestro hogar para compartir amor, mimos y ratos de juegos.

Claro que ésto es desde nuestra perspectiva, desde la de ellos es un signo de interrogación, todo es nuevo y a veces el entorno les resulta intimidante y les cuesta adaptarse y relajarse.

Adoptar un animalito es un gran acto de amor y tenemos que tener en cuenta que muchos de ellos nunca convivieron antes con humanos o tienen una historia traumática previa que desconocemos. Otros simplemente están asustados por el estrés que les produce la mudanza y el ajustarse al nuevo ambiente, en especial si hay otras mascotas viviendo en la casa.

Un gato y un perro necesitan tiempo y paciencia para integrarse a su nuevo hábitat y dueños, y a veces los primeros momentos pueden ser difíciles para ambos, a punto tal que nos planteamos si hicimos bien en traer tal o cual mascota a nuestra casa.

Afortunadamente contamos con una herramienta muy valiosa, natural y de fácil administración para que esta transición sea con armonía, tranquilidad y alegría. Las Esencias Florales llegan a nuestro rescate justo cuando más las necesitamos: acabamos de adoptar un animalito y queremos que se sienta lo más confortable posible, sin miedos, sin esconderse y por supuesto ¡sin agresiones!

Las adaptaciones pueden ser más rápidas y más llevaderas a través de las Flores de Bach, con tan sólo 4 gotitas cuatro veces al día podemos hacer que nuestro nuevo amiguito vaya dejando de lado sus temores, traumas e incertidumbres y esté contento en su nuevo hogar.

Las esencias florales no tienen contraindicaciones, efectos secundarios y no producen acostumbramiento, es un método totalmente natural de armonización y también de sanación, y los animales son muy receptivos a ellas.

Suministrándoselas, les estamos proporcionando un enorme beneficio y alivio a los recién llegados, lo que también a nosotros nos va a brindar paz mental sabiendo que les estamos dando lo mejor.-

Terapeuta Floral: Cynthia Zenter
Para consultas: 155-607-4510
O escribir a: cynthiazen@hotmail.com

lunes, 29 de junio de 2020

Adoptaditos!!!

                                          CALIPSO
                                         CARAMELITO JOHN
                                             CATA
                                         FIORELLA
                                        GEMMITA
                                                    PANDORITA
                                          SR.BIGOTES
                                                UMMI
                                          VAN HELSING
                                         DR. SALEM
                                                   SHISHI

domingo, 28 de junio de 2020

Lourdesianos en adopcion!





sábado, 27 de junio de 2020

Una historia de amor

Connor y Ellie tienen mucho en común, a pesar de que él es un niño, y ella una perra. El chico de 6 años nació con un problema genético que le impide comunicarse de forma verbal: no puede hablar. La bóxer es sorda. Y por eso los dos son almas gemelas.ConnorGuillet y Ellie tienen problemas para entenderse con el mundo, pero no tienen ninguno para entenderse entre ellos. La química entre los dos es brutal, y en tan solo dos semanas se han hecho inseparables. 
Aunque los perros no deberían ser jamás un regalo de Navidad, porque para tenerlos en casa es necesario un análisis sosegado para saber si va a ser bien recibido por toda la familia, para evitar futuras situaciones de abandono, Ellieha sido el regalo que Papá Noel tenía preparado para el niño. Y no ha podido acertar mejor. A pesar de sus problemas, los dos parecen entenderse a la maravilla con un idioma universal: el del amor y el cariño. 
“Estamos acogiendo a una bóxer abandonada y es increíble con mi hijo. Es la más amable y cariñosa perra que existe. Lo más bonito es que tanto mi hijo como la perra se hablan el uno al otro”, asegura Brandi, la madre de Connor, que ha compartido la historia de los dos en la página de Facebook de LoveWhatMatters  y ha conseguido una enorme repercusión: más de 57.000 ‘me gusta’ y 4.600 compartidos. 

Brandi recomienda a todo el mundo que adopten perros sordos. “Ella es un fichaje perfecto para la familia. Hemos sido bendecidos con Ellie”. Seguro que el sentimiento es recíproco.


viernes, 26 de junio de 2020

Roger en Dublin!



Les cuento la historia de Roger. Era Marzo 2010 y le propuse a mi novio, mejor dicho lo convencí (jaja) en adoptar un gatito pero me puso una condición, que él le ponía el nombre. Ok. Roger, como Roger Federer jaja. A él los gatos no le gustaban, pero fue porque nunca había tenido uno. Ahora lo adora! Cuestión que fuimos a buscarlo al hogar. Llegamos y Sandra justo no estaba. Yo ya me estaba poniendo triste cuando la veo venir por la vereda con una gatera llena de gatitos. No sabíamos cuál traernos (daban ganas de llevarse a todos). Recuerdo latente cuando Sandra dijo “tengo uno precioso que ya me lo imagino de grande y va a ser hermoso”. Tenia 2 meses. Y así es, es precioso! Ja! Con el correr de los años se fue haciendo cada más querido, mimado y MALCRIADO! Jaja Es muy travieso y juguetón. Le encanta jugar con pelotitas hechas de rollos de papel, las ataja y salta como un loco. Posa para la cámara cuando le querés hacer alguna toma. Es lindo y él lo sabe jaja. Es muy sociable, cuando tenemos invitados él también quiere estar en la reunión. Nos acompaña a la mesa al cenar. Se sienta al lado de mi novio, en la silla claro. Se hace el guardián con gente desconocida. Aveces creo que piensa que es un perro jaja. Es como si fuera nuestro hijito. Mucha gente pensara que somos ridículos pero no, él es parte de la familia. Por eso cuando decidimos venir a Dublin ninguno de los dos dudo en traerlo. Roger se venia costara lo que costara. Siempre y cuando no atentara contra su salud, etc. Pensamos que lo mejor era traerlo y no dejarlo alla en Bs As. Creemos que el abandono (por mas que mi mama se había ofrecido a quedárselo) iba a ser peor que 20 hs de avión. Asi que aca estamos. Roger es mi compañero y siempre será un integrante mas de esta familia









jueves, 25 de junio de 2020

Crónica de un Gran Día


Era la noche tarde del domingo, cuando entró un mail con un problema, que a esas horas, era imposible de solucionar. Eso tienen los rescates, muchas veces nos compenetramos de la realidad como en una cámara lenta que nos soleva en el tiempo, sin permitirnos avanzar aunque nos desespere la situación.
El lunes pasado, un señor mayor había sufrido un infarto en la puerta de su casa. Cuando la ambulancia se lo llevó, ya fallecido, la policía se limitó a clausurar el lugar en espera de los familiares que viven en el exterior...
El mail continuaba:
.- nadie sabe qué pasó con la gatita que vivía con él... creemos que está ahí dentro... pueden hacer algo?!? Me angustia saber qué le estará pasando...

Domingo...23 hs....?!? poco... muy poco para hacer. El lunes, todas trabajábamos desde temprano. Los teléfonos de la comisaria no respondían. Y en la administración del edificio, explicaban compungidos que nunca habían tenido un caso así... así que tomándose su horario de almuerzo, nuestra voluntaria, encargada del grupo de rescates, que no aguantaba más la incertidumbre, se fue hasta la comisaría, para empezar por algún lado. 

Allí, nadie sabía nada de una gata. Pero recorriendo dependencias, llegaron hasta un oficial Jefe de Servicio:
.- Pero no... nadie nos dijo de ella... miren, yo tengo gatos desde los 5 años, entiendo la situación... pobre animalito!!! Mire, ahora están afectados todos los patrulleros a operativos, pero vuelvan a la tarde. Habrá un patrullero a disposición...

La tarde tampoco se pudo. Un gran accidente afectó nuevamente todos los móviles...
.- pero vea… mañana, vengan temprano. Yo entro a las 6 de la mañana, y estaré a cargo de los patrulleros. Me comprometo. Tenemos que sacarla de ahí...!!! 

De todos modos también éramos realistas. Para ese momento, habían pasado 9 días desde el fallecimiento de su humano, si en la casa no había alguna fuente de agua de la que pudiera beber, sabíamos con qué nos encontraríamos...

Martes 6.45 hs... antes de ir trabajar, nuestra rescatista explicó a sus propios gatos...
.- hoy mami tiene que salir temprano para ayudar a una prima...
El miau suavecito que recibió por respuesta, pareció aprobar la salida casi de madrugada.

El día ya se perfilaba de un sol radiante. Y nuestra rescatista lo tomó como un buen augurio. Al llegar el patrullero esperaba. Se dijo para si, hoy todo está bien aspectado... tenemos que poder....
En el camino, a bordo del patrullero, la charla obligada...
.- usted qué opina ?!? Estará viva?!.
Y la misma respuesta una y otra vez...
.- si alguna canilla pierde...sí, sino ya sabemos cuál será el panorama... triste... muy triste...parecía que nadie quería resignarse… pero eran 9 días con sus largas noches… y nadie la había escuchado, con lo que la ilusiones llegaban hasta ahí nomás, chiquitas, limitadas a esos 9 días, pero no importa, había que probar…
Al llegar el encargado esperaba en la puerta. El rescate en tiempo real se iba escribiendo en el grupo...
Las buenas vibras de todos parecían empujar al equipo hacia ese desenlace... ¿final feliz...? nadie podía todavía decirlo...

Llegamos al piso. Esto lo hemos visto otras veces. No son momentos agradables. Esas puertas clausuradas que protegen historias sombrías. Esas franjas rojas sobre las cerraduras, tonalidades que se vuelven más sombrías aún, tragedias intimas y secretas de las que habrá miles en la ciudad... los minutos se suspendieron en el tiempo... lentos...lentos... el ascensor tardaba como más de lo habitual, nos mirábamos en silencio, nadie quería arriesgar ni una palabra… siempre es igual, todo parece ralentarse cuando el operativo de apertura comienza, el estómago se estruja... cinco cerraduras... cinco?!?! sí... 
.- elijamos una llave...cualquiera... probemos... y  en el silencio…

...miau...

Se sintió bajito desde el interior...
.- viva!!!! esta viva....!!!! Dijimos al unísono y nos miramos emocionados...
Esta viva, viva... en que estado ya no importa. Pondremos como siempre lo mejor para ayudarla... pero llegamos a tiempo… llegamos a tiempo…!!!

La buscamos, los primeros minutos... donde estaba?!? ...abajo de la mesa, los sillones, la biblioteca.... todos nos apurábamos como si ahora el tiempo corriera más de prisa,
.- acá no está…
.- acá tampoco…
.- y acá?!?! No…tampoco…
…hasta que otro "miau" nos alertó desde las alturas, mirando curiosa desde arriba de la biblioteca, qué buscábamos por el piso...

Para ese momento todos se rieron. Todos también con los ojos vidriosos por la emoción. Lo habíamos logrado. El lavatorio perdía y eso salvó a "Yatzi" que se dio el lujo de dejar el agua de la taza y tomar en cambio la más fresca de la canilla... y ahí estaba, sorprendida, un poco asustada. Sucia. Llena de pulgas y muy muy hambrienta, pero viva. 
Sí...lo habíamos logrado! 
Eran las 10 de la mañana cuando Yatsy entraba al Hogar. Sandra tomaba la posta del grupo de rescate.
10.30hs el grupo de rescate entraba a trabajar..!
Casi al mediodía el compañero de trabajo de una de las rescatistas preguntó curioso:
.- Porqué te estás sonriendo desde que llegaste?!?!
.- Porque hoy es un gran día....

...se limitó a decir, volvió a sonreír y pensó para sí: es que siempre salvar una vida convierte un día, en un "gran día"
Final feliz

miércoles, 24 de junio de 2020

El nunca lo haria,,,, no lo abandones!

Compartir nuestra existencia con un animal de compañía puede ser una experiencia que nos llene de gratificaciones pero es una decisión que nunca debería tomarse a la ligera. Pueden presentarse situaciones incómodas que nos hagan replantearnos lo que en un principio nos llenó de alegría pero, pase lo que pase, el abandono de la mascota no es una opción válida en absoluto.

¿Cuántas veces has pensado en tener un animal de compañía? Tener una mascota en casa puede ser una experiencia constructiva y agradable. Al margen de si lo compras o lo adoptas, si es de raza o es mestizo, si es tradicional o exótico, lo importante es que nunca te arrepientas de haberle abierto las puertas de tu hogar y de tu corazón. Puede que tú cambies de opinión, pero él nunca dejará de demostrarte cariño durante toda su vida. Recordemos que el abandono de animales domésticos, además de la crueldad y el maltrato hacia los mismos, son delitos tipificados en el Código Penal.

Los esfuerzos de distintas asociaciones para erradicar este problema son cada año más intensos. La Fundación Affinity lanzó en 1988 la primera campaña anti-abandono de animales domésticos con un lema que aún resuena en nuestras cabezas: 'Él nunca lo haría. No lo abandones'. A partir de esta acción, esta fundación no ha dejado de luchar por imprimir en la mente de los dueños un sentimiento cívico. Otros ejemplos fueron el de 1997 con el mensaje 'Él lo haría todo por ti' o el de 1999 con dos frases claves: 'Funciona sin pilas. Nunca es pronto para hacer buenos amigos' y 'Amigos de toda la vida'.

Las cifras de la vergüenza
Con objeto de analizar numéricamente el abandono, la Fundación Affinity pone en marcha una encuesta anual en el territorio español que contempla más de 300 municipios y 170 sociedades protectoras de animales con refugio. Las cifras que arroja este informe revelan que desde 1993, la cantidad de abandonos va reduciéndose significativamente. Aún así, no hay día que no se deje un animal a su suerte, siendo éste origen mestizo en la mayoría de los casos.

Una estimación escalofriante: el 95% de los perros y gatos abandonados durante la estación estival, terminan siendo atropellados o exterminados en perreras municipales. La estadística de abandonos del 2002 revela que un total de 89.500 perros y unos 100.000 gatos fueron víctimas de esta acción tan indeseable. Los meses en los que más se repite esta práctica son enero -cuando terminan las navidades-, marzo -cuando concluye la temporada de caza- y junio y julio -cuando comienzan las vacaciones veraniegas-.



Verano = abandono


Con la llegada de los meses de verano, muchas personas tienen la oportunidad de pasar unos días de descanso gracias a las vacaciones. Entonces surge la pregunta: ¿qué hacemos con la mascota? Hoy en día, existen alternativas al abandono muy atractivas y económicas. Lo más barato es dejar a nuestro animal de compañía en casa de algún familiar o amigo que se comprometa a dar a nuestro fiel amigo los cuidados que nosotros no le podremos prestar en nuestra ausencia. Es importante que la mascota quede bajo el cuidado de una persona de plena confianza y con un alto grado de responsabilidad.



En el caso de que no contemos con ninguna persona que se haga cargo de él, podemos recurrir a las residencias. En la actualidad, existen muchas residencias caninas y felinas muy equipadas y en las que desempeñan su labor profesionales muy preparados, por lo que no tendremos que preocuparnos de nada. También puede darse el hecho de que no deseemos separarnos de nuestro animal doméstico; en ese caso, los propietarios de perros y gatos tienen a su disposición hoteles especiales donde disfrutar de su estancia en compañía de su más preciado tesoro.

Basta tipear en google: "pensionado felino", "pensionado canino" o algo parecido para encontrar muchas opciones o al menos a quienes consultar.


Solucionar los problemas



Además de las vacaciones, existe un extenso catálogo de incidencias que son resueltas con el abandono. Lo importante es prever este tipo de situaciones y hallar la información necesaria para descartar un final tan triste. El nacimiento de un bebé llena a una pareja de satisfacción, pero si en la casa habita un animal doméstico, pueden surgir las dudas, el miedo y, lo que es aún peor, las temibles consecuencias.


Un perro nunca atacará a un recién nacido. Puede que sienta celos pero el instinto de protección hacia el nuevo rey de la casa es más fuerte. Lo que hay que hacer en estos casos es no desplazar a un plano inferior al cánido. Evidentemente, el bebé absorberá nuestra atención, pero unas cuantas caricias y palabras de afecto dedicadas a nuestro can, le tranquilizarán. La vacunación del animal resulta esencial para alejar el temor a contagios. Por otro lado, un animal con problemas de salud o que nos produce alergia, suele ser un motivo ampliamente repetido en los abandonos. Podríamos decir que enfermedades como la leishmaniosis, el moquillo, la epilepsia o la leucemia 'roban encanto' a los animales que son adquiridos por puro capricho, sin embargo, un amante de los animales, hará todo lo posible por mejorar la calidad de vida de su mascota. Es la diferencia entre ser un buen amo y comportarse como una persona irresponsable.



Uno de los errores más frecuentes es pensar que nuestra gata o nuestra perra no va a quedarse embaraza. Creemos que tenemos todo bajo control hasta que ocurre; es por eso que la prevención es indispensable. La esterilización debe convertirse en una práctica generalizada para evitar camadas no deseadas. La experiencia de la maternidad canina o felina es excepcional, pero no hay que pensar con antelación el hogar donde serán ubicados los cachorros.



La educación de la mascota es esencial para que no se presenten problemas de comportamiento y de conducta. Al principio, tendremos que hacer gala de una paciencia infinita: lo rompen todo, muerden los muebles, resultan agresivos, etc. El culpable del desastre no es el perro o el gato, es el dueño. Los cachorros se desenvuelven como lo que son y no podemos esperar que actúen de forma adulta con tres meses.


martes, 23 de junio de 2020

Lourdesianos en Adopcion!

lunes, 22 de junio de 2020

Frases Felinas



sábado, 20 de junio de 2020

Ets Lourdesianos en Adopcion



viernes, 19 de junio de 2020

Bebito lourdesiano solid white en adopcion!

Pelo corto, 45 dias! desparasitado y bañado!
Te esperamos! Podes adoptarlo o Tambien podes ayudarlo compartiendo este post!

jueves, 18 de junio de 2020

Introducir un nuevo gatito en casa!!

Protección

Lo primero que hay que asegurarse antes de traer un gatito a casa es que las ventanas y balcones estén protegidos. Es probable que frente ala curiosidad que los caracteriza, si ven pasar un pájaro puedan lanzarse tras de él sin medir las consecuencias. Hay mallas plásticas a precios módicos, que se venden por metro en ferreterías Se calcula el espacio de la ventana o del balcón y se atan de lado a lado con sunchos.

Esto es indispensable para que estemos tranquilos. en las urgencias, un porcentaje muy alto llega por caída de balcones, y muchos no se salvan a pesar de esto de las 7 vidas...

Adaptación

En cuanto a la adaptación, los gatos, al igual que los demás felinos, son territoriales, y no aprecian demasiado la llegada de un extraño. A fin de minimizar el stress asociado a esta intrusión, es recomendable mantener al recién llegado en un ambiente aparte (puede ser cocina o baño si no hay ambientes extras) durante algunos días a fin de que las dos partes puedan acostumbrarse a los nuevos olores respectivamente.

Una estructura jerárquica se establecerá en el momento en el que los gatos tengan la ocasión de medirse. Una vez establecida la jerarquía, vivirán en buena armonía. Si el recién llegado es un gatito, las cosas discurrirán con mayor facilidad. Este período dura unos 15 días, no desesperarse!



Necesidades del gato

Un gato acaba de llegar a su casa. ¡Enhorabuena!. Su nuevo compañero le reserva años de alegría. Para que esta relación funcione, es preciso conocer las necesidades de su gato y establecer con él, desde este instante, un código de buena conducta.
  • La alimentación

Es siempre preferible continuar dando a nuestro gato el mismo alimento que recibía en su hogar de origen, a fin de no añadir al stress del cambio de domicilio el del cambio de alimento. Durante las semanas siguientes podremos sustituir progresivamente el antiguo alimento por uno nuevo.
Esto facilitará la adaptación de su animal al alimento, pudiéndole así evitar una diarrea.
El gato ama la limpieza. Así pues, es necesario limpiar regularmente su plato y su bebedero, así como evitar situar su bandeja cerca de la comida.
  • El agua.
Es importante que su animal pueda disponer de agua fresca renovada regularmente a fin de satisfacer su sed.
Es muy importante que determine si su gato está comiendo y tomando agua con regularidad.
  • La bandeja
El gatito utiliza rápidamente su bandeja. Si deseamos que el gato permanezca limpio, será imprescindible limpiarla a menudo. Recuerde que una bandeja sanitaria sin limpiar es fuente de parásitos. Esto hay que tenerlo en cuenta si conviven dos gatos o más. Además, les gusta la bandeja limpia.

Mi gatito llora
A veces no nos damos cuenta y apenas adoptamos la gata entra en celo. Es probable que si no está castrada debamos soportar sus grititos. Tengámosle paciencia y, una vez que el celo pase, a castrar. No debe castrase e el período de celo. Tampoco es recomendable administrarle la pastilla para cortar el celo.
Si no está en celo, puede ser qu esté estresado. Necesita unos días de adaptación. Demostrémosle afecto. Si es pequeño, puede extrañar a la madre. Démosle calor y mucho, mucho contacto físico.
Si sigue llorando, llame al veterinario!!!

miércoles, 17 de junio de 2020

Lourdesianos en Adopcion!

martes, 16 de junio de 2020

Sofia, la Invisible

Hola amigos, soy “Sofi la Invisible”, hoy quiero contarles mi historia, sobre todo,  para que sirva a otros gatitos que no tengan que pasar por lo mismo,  y para que muchos humanos puedan pensar, y de paso que piensan, puedan repensar sus actos!
.- te parece Sofi?
.- si, sí!!! estoy segura, si alguien puede pensar, seguro puede repensarar sus actos...!!! y entonces si se dan cuenta que estuvieron mal, pueden revertir… no les parece???  vean, les cuento y ustedes opinen!
Hace de esta historia unos cuantos meses y cuando hacía tan sólo 24 horas que había partido mi madre humana, me llegó la hora de conocer la calle...
la calle...
Sí… parece tan… vasta, tan indiferente... tan... como interminable, con esas noches oscuras y solitarias,  con esos ruidos desconocidos y sus personajes misteriosos... y los primeros fríos...
...cuanto se extrañaba la cama calentita y los brazos mullidos de mamá…!!!
en verdad me quedé en la puerta de aquella que había sido mi casa, pero… luego de esperar varios días y tras esquivar un par de baldazos de agua caliente para espantarme, decidí que mis días allí habían terminado, lo único que me podía atar a aquel lugar -y de paso desmitificar eso de que al gato lo único que lo ata es la casa- lo único les decía, era mi amada humana y ella ya no estaba allí, así que junté coraje y me alejé un día sin animarme a mirar hacia atrás...
Caminé y caminé sin rumbo… caminé durante horas... pero pensaba… ¿donde ir? En mi vagabundear veía otros gatos, perros, caballos, cuises, lauchas... toda una fauna impensada que caminaban, jugaban, trotaban en direcciones diversas como conociendo perfectamente hacia donde se dirigían... pero yo... que podía hacer cuando nunca en mi vida había salido a esa tierra de nadie...???
A todo esto con los días, algo que parecido a una basurita se había instalado en mi ojo y molestaba y molestaba, yo me rascaba y trataba de limpiarme, pero la lagaña era cada vez más espesa y consistente...
.- Ay! -me decía por la noches- … si mi mamá viera en que terminó toda nuestra historia, que triste se pondría… pero no, no quería y no podía creer que los seres amados se fueran para siempre... y saben que…? Estoy segura que desde algún lugar ella siempre me fue guiando… una noche en que me encontraba especialmente triste, se me acercó un gatazo de un baldío cercano y empezamos a hablar, le conté lo que me pasaba y él sugirió…
.- porqué no tratás de llegar a Lourdes…? Yo no sé bien donde queda, pero una vez un gatazo blanco y negro, perdido, que paró unos días con nosotros, para orientarse y reponer fuerzas, se fue en aquella dirección! -y señaló con su pataza negra y peluda una calle tan larga como oscura-
Perdido por perdido todo mi destino en aquella negrura, tomé coraje y me dije 
.- Espero que las estrellas del cielo me cuiden  -y empecé a caminar-
En cada baldío, en cada casa abandonada, en cada fábrica, paraba, preguntaba y algún gato de los que nunca faltan en esos lugares, contaba que efectivamente habían recibido al gatazo que buscaba el camino que lo lleve de regreso al Hogar, sólo que me decían que él no lo refería como un orfanato de gatitos en desgracias, sino que hablaba del lugar como “su propio Hogar”...
.- fue para allá
.- si, sí, lo conocimos, comió acá un par de noches y se repuso, se lo veía cansado, pero insistió en partir, después se fue hacia la izquierda…
.- sí, sí, estuvo acá…pero cuidado, para seguir su ruta hay que cruzar la avenida…eso es muy peligroso…
.- antes de cruzar mejor que le avise a Benancio!!! el gatón gris que vive en el taller mecánico, él tiene cancha!!!
.- si seguro, él te va  a ayudar y además también es seguro que te de algo de su alimento para el viaje, él siempre colabora con comida para todos nosotros, creo que su amo se da cuenta, pero es un buen tipo y deja siempre montañas de balanceado…
Así, ayudada por los más débiles y por los que parecían tan desprotegidos como yo, día a día y a veces noche a noche fui avanzando por un mundo desconocido y misterioso al que llaman “La Gran Ciudad”, creo que fue en esa etapa que aprendí a ser invisible, tenía que serlo si quería sobrevivir, y aprendía a caminar más suave y desapercibido que todos, a cruzar más rápido y silencioso, a comer sin emitir un solo sonido… sólo mi ojo se seguía llenando de lagañas, cada día peor, a veces espantaba mi aspecto, otras causaba compasión… en esos días, aprendí a mendigar comida, y a robarla cuando el hambre apuraba…  aprendí a dormir en escondites seguros y también a no dormir cuando las condiciones no se olfateaban como las más adecuadas…  
Finalmente una madrugada encontré por por fin aquella calle que Benancio me había dicho que fue una vez un viejo arroyo,
.- Tiene las idas y vueltas, igual que tuvo el arroyo y un empedrado nostálgico del Buenos Aires que fue -había dicho como recordando alguna historia querida-
Después de unas cuantas cuadras, vislumbré por fin la casa de paredes blancas y puerta de hierro con un lindo vitral de colores…
.- será acá? -me dije- y olí por debajo de la puerta, pero sólo sentía un olor fuerte de lavandas…
.- ey…quien anda ahí??? soy el Gerente del lugar!!! Ni se mueva ó llamo a la policía…!!!
.- no porfi, -le dije- busco ayuda, murió mi mamá y me tiraron a la calle… hace días que vago por la ciudad, mi ojo está muy enfermo y varios callejeros que me ayudaron, me dijeron que si encuentro el Hogar Lourdes,  Sandra me va a poder ayudar! Vos los conoces…?

.- Bueno, ejem...! pequeña hubieras empezado por ahí… yo soy un lourdesiano,,, es aca,,, Sandra llega en un rato, sentate y esperá, yo todavía no tengo las llaves... un descuido de Sandra que se olvida de hacerme un juego!  
Eso hice, me senté pacientemente, el cielo ya comenzaba a clarear, con esos amaneceres rosados del verano que se apaga y esperé, esperé una vez más, pero ahora con la seguridad de llegar a un lugar de pertenencia, cuando ya el sol se mostraba en el horizonte, vi llegar a Sandra, traía cajas, gateras, una bolsa con elementos de limpieza, otra bolsa con mantitas de polar, un par de bolsas de balanceado… en fin... pocas veces vi que alguien pueda cargar tantas cosas en sólo dos manos, hasta me asusté, porque pensé que con tanto paquete seguro ni me veía... yo cada día me sentía más y más invisible... pero saben???
Me vio!!!, se acerco, se agachó al lado mío, me hizo un mimo en la cabeza, me miró el ojo y dijo algo como
.- ay!!! pobre ese ojo… como te debe doler…!!! Pero… llegaste solita…??? Que raro…no hay caja… como encontraste esta puerta…??? Porqué paraste acá y no en otro lugar…??? Bueno, no importa, pasá! De todos modos, acá no le negamos la entrada a nadie y se ve que vos necesitas ayuda…
Y sí, la necesitaba, el ojo molestaba, dolía, ardía…la panza me hacía ruido de tanto hambre y tanta sed… finalmente abrió la puerta…  y pude pasar, cuando llegué al primer patio comencé a divisar como es ese mundo distinto que hoy sé que es el Hogar… pude contarle que llegué al Hogar guiada y ayudada por sus amigos callejeros, que hicieron a través de toda la ciudad como una gran cadena de auxilio para permitirme rearmar el camino que me condujera a aquella puerta…
Él, que evidentemente sabe lo que se vive en la calle, me lamió la cara, me acompañó adentro y San me llevó a la enfermería, donde comenzaron a curarme el ojo, el poco de sarna que se había comenzado a pegar en mi cuerpito flaco, remendaron los horribles ruidos que hacía mi panza provocados por un hambre de al menos 3 días y por sobre todo comenzaron a repararme el alma, mimos, juegos, visitas, hasta fotos y ahora escribir mi historia, debo decirles que no imaginé que hicieran esto, pensé que en definitiva un refugio es siempre un orfanato, sea de gatis, de perris ó de niños, es siempre y definitivamente un orfanato, donde uno es feliz porque en la calle lo perdió todo, hasta la dignidad, pero el cariño, el empeño, y la ternura que ponen...  no… no pensé que importáramos tanto a alguien…
Con las semanas hice amigos, gatos y humanos por igual, lo único que se demoraba era mi ojo, al punto que el doctor hasta llegó a descreer que pudiéramos salvarlo
.- vamos Doc, pongámosle onda, “TENEMOS” que salvar su ojito -decía Sandra con una seriedad que me daba bríos-
.- si claro Doc, yo amo a mis dos ojos por igual, quiero conservarlos -le aseguraba yo para reforzar las palabras de San, aunque a veces me parecía que no me entendía porque se quedaba serio mirando y luego se sentaba y hacía otra receta...
.- probemos con esto, pero sepan las dos que hay pocas posibilidades...
…y a mi la vergüenza de ver tan mal mi ojo, me hacía esconder en los rincones para que no me vieron los visitantes... hay gatitas tan lindas me repetía... quien podría querer a una huérfana media tuerta...?!?!?!
Han pasado ya 5
meses que estoy en el Hogar, si bien he logrado amigos, una pancita redondeada y muchos mimos, nunca pude revertir mi tendencia a ser y sentirme invisible, a dar esos pasitos casi etéreos que nadie siente, a hacerme bollito y así aislarme literalmente del mundo, sí puedo contarles hoy, que mi ojito, ese por el que tanto luché, se salvó, quedó un poco chuequito, pero está y algo ve... y eso para mí es bien importante...!!!  pero lo más importante de todo es que la semana pasada visitamos al Doc y él dijo:
.- te felicito San, ésta gatita resultó ser una Lourdesiana de pura cepa, y sabés que? hoy de acá se va con el alta... ya puede buscar una familia!!!
San me abrazó y yo puedo decirles que recién en ese momento me convencí de que soñar, también para mi es posible...
Aunque aquí he aprendido entre otras cosas que los Humanos del Otro Modo de Vivir, son muchos, no he tenido sin embargo muchas suerte con que alguna familia se enamore de mi... por eso lady Mía U., nuestra traductora, me convenció de contarles mi historia porque dijo que a muchos gatitos, eso les trajo suerte y ya viven para todas sus vidas en familia....Ahora me pregunto... ustedes… sí, sí… ustedes, me están leyendo?!?!?!
Si es así, entonces es cierto que puedo permitirme soñar! vean, si no tienen pensado agrandar la familia con una tierna gatita, difundan mi mensaje porfi!!!
Me encantaría dejar de ser invisible y poder finalmente recuperar una familia a quien amar y donde todas mis vidas transcurran en paz…
Bueno amigos, les mando un runrún de pura cepa de gata amorosa, y los espero!!!
Sofi la invisible (por ahora) 

 

lunes, 15 de junio de 2020

Thiago y Brisa: una historia de amor

Hace 8 años Thiago llego a nuestras vidas gracias a Sandra.  Pero hay alguien a quien no podes tocarle, el amor de su vida es Brisa, 1 año y medio menor que el. Al principio teníamos miedo de que no la acepte, de ser el centro de nuestras vidas paso a ser el tutor de su hermanita menor, la corregía en todo, gracias a el salvamos algunos muebles, Brisa aprendió a ir al baño en el balcón,  el siempre estaba cuando nosotros no podíamos enseñarle. Solamente Brisa pude mimarlo cuando ella quiere, que es siempre, y solo ella pudo calmarlo cuando nos mudamos, no había forma de que deje de llorar esa noche en que desde Congreso nos vinimos a Villa del Parque, en busca de un lugar más tranquilo y más grande para que ellos estén cómodos, fueron 3 horas intentando calmarlo, yo me quedé con el mientras Alan fue en busca de Brisa y ni bien sintió que bajaba del ascensor dejo de llorar, ese encuentro no me lo olvido más, fué más emocionante que cuando se conocieron. Me habían dicho que cuando nos mudáramos tendrían que dejarlo solo, pero solo la compañía de alguien a quien el realmente ame lo hace estar cómodo con su nuevo entorno. El duerme con nosotros es el dueño de nuestras vidas. Brisa no puede vivir sin él, y el tampoco sin ella. A la hora de dormir, no había forma de alejarlos, no hay duda de que se aman más de lo que esperabamos, gracias a todos los que forman parte del Hogar por confiarnos la crianza de nuestro bebé. A todos los que están en duda, dejen de pensarlo, un gatito es lo que les falta a sus casas, solo les pedimos un favor, no lo adopten para que esten solos, llevenlo con un amiguito, necesitan del juego y la compañía de otro ser de su misma especie o, como en nuestro caso, una hermosa perrita que le de cariño y contención.
Alan y Darío


domingo, 14 de junio de 2020

Como enfrentar la muerte de mi mascota?



Esta guía incluye textos de la Dra. Moira Anderson Allen,
el
Dr. J. Montoya Carrasquilla y Dee Siat.

Fue traducida y compilada y editada por
Virginia Feinmann, en honor a
su amado DANTE (foto).
En una entrada anterior hay un poema para él.

Primer Momento
Cualquiera que considere a una mascota como un amigo, un compañero o un miembro de la familia comprende el dolor intenso que provoca su pérdida. A continuación te damos algunos consejos para tener en cuenta al enfrentar la muerte de tu mascota, ayudarte con este duelo y con las difíciles decisiones que lo acompañan.
¿Es una locura sufrir tanto?
La pena intensa por la pérdida de una mascota es normal y natural. No permitas que nadie te diga que es una tontería o una locura sentirte triste.
Durante los años que pasaron juntos (aunque no hayan sido muchos), tu mascota se consolidó como una constante en tu vida y fue una parte muy significativa de ella. Te brindó compañerismo, alegría, amor incondicional, aceptación, risas y felicidad. Que no te sorprenda entonces que te sientas devastado por la pérdida de esa relación. La gente que no entiende el vínculo entre la mascota y su dueño seguramente no comprenderá tu dolor. Todo lo que importa, sin embargo, es cómo te sentís vos. No permitas que otros dicten tus sentimientos. Estos son válidos y pueden ser muy dolorosos. Pero también recordá que no estás solo. Miles de dueños de mascotas pasaron y pasan por lo mismo.

¿Qué debo esperar sentir?
Las distintas personas experimentan el duelo en formas diferentes. Además de la tristeza y del sentimiento de pérdida, es posible que experimentes algunas de las siguientes emociones:

  • La culpa puede ocurrir si te sentís responsable por la muerte de tu mascota. El síndrome de “si hubiese hecho esto o lo otro...” no tiene sentido y es un error cargar con la culpa del accidente o la enfermedad que le costó la vida a tu mascota. Sólo hace que tu duelo sea más difícil de resolver.
  • La negación hace que sea complicado aceptar que tu mascota realmente se ha ido. Es difícil imaginar que ya no te vaya a recibir cuando llegás a casa, o que no tengas que servirle sus comidas. Algunos dueños de mascotas padecen esto al extremo de sentir que su mascota continúa viva y sufriendo en algún lugar. Para otros puede ser muy difícil adoptar una nueva mascota por miedo a no ser leal con su mascota anterior.
  • El enojo puede estar dirigido a la enfermedad que mató a tu mascota, al conductor que conducía a exceso de velocidad, al veterinario que “falló” al no salvar su vida. A veces es justificado, pero cuando se lleva al extremo, te distrae de la tarea importante, que es resolver tu duelo.
  • La depresión es una consecuencia natural del duelo, que puede dejarte sin fuerzas para enfrentar tus sentimientos. La depresión extrema te despoja de tu motivación y energía, haciendo que te refugies en tu tristeza.
¿Qué puedo hacer con mis sentimientos?
Lo más importante es que seas honesto sobre lo que sentís. No niegues tu pena, o tus sentimientos de enojo y de culpa. Sólo examinando y haciendo las paces con tus sentimientos podrás resolverlos.
Tenés el derecho de sentir dolor y tristeza. Alguien amado ha muerto, y te sentís solo y desconsolado. También tenés derecho a sentirte enojado o culpable.
Reconocé cuáles son tus sentimientos, y luego preguntate cuáles son las circunstancias que los justifican.
Ignorar la pena no hará que se vaya. Expresala. Llorá, gritá, golpeá el piso, hablá del tema. Hacé lo que más te ayude. No trates de evitar la pena no hablando sobre tu mascota; en su lugar, recordá los buenos tiempos. Esto te ayudará a entender realmente lo que la pérdida de tu mascota significa para vos.
Algunos encuentran beneficioso expresar sus sentimientos y recuerdos en forma de poemas, historias, o cartas a la mascota. Otras estrategias incluyen modificar tu rutina de manera de llenar los huecos de tiempo que habrías estado pasando con tu mascota preparando un homenaje, como por ejemplo un collage de fotos, o simplemente hablando con otros sobre tu pérdida.

¿Con quién hablar?
Si tu familia o amigos aman a las mascotas, van a entender por lo que estás pasando. No escondas tus sentimientos en un esfuerzo por parecer fuerte y tranquilo. Compartir tus sentimientos con otra persona es una de las mejores maneras de ponerlos en perspectiva, y de encontrar formas de manejarlos. Encontrá alguien con quien puedas hablar de cuánto significó tu mascota para vos y cuánto la extrañas, alguien con quien te sientas cómodo llorando o compartiendo tu pena. Se suele decir que “una pena compartida y expresada es media pena”. Hablar del tema alivia el corazón y nos permite integrar la muerte a la vida. Si no tenés familiares o amigos que te comprendan, o si necesitas más ayuda, podés recurrir a los foros que se detallan al final de esta guía (Recursos online). En Argentina las opciones todavía son limitadas, pero es posible encontrar ayuda online. Recordá que tu pena es genuina y verdadera, y merece apoyo.
¿Cómo manejar sus restos?
Cuando tu mascota muere, tenés que elegir qué harás con sus restos. En ocasiones, en medio de la pena, lo más fácil para muchos es dejar la mascota en la clínica para que se encarguen. Generalmente este servicio tiene un costo. Tené presente que existen dos tipos de servicios de cremación: uno que te permite reclamar las cenizas y otro que no, y asegurate de aclarar bien la cuestión cuando encargues el servicio al veterinario.
El entierro en casa es una elección bastante habitual, si contás con el espacio para ello. Es económico, y te permite diseñar tu propia ceremonia fúnebre. Sin embargo, no es una buena opción para los que alquilan o se mudan frecuentemente.
Para muchos, un cementerio de mascotas brinda dignidad, seguridad y permanencia. Los dueños aprecian el entorno sereno y el cuidado de las tumbas. Los costos del cementerio varían dependiendo en los servicios que elijas, así como del tipo de mascota que tengas. La cremación es más económica y permite manejar los restos de la mascota en varias formas: enterrarlos (incluso en la ciudad), esparcirlos en su lugar favorito, colocarlos en una urna que podés tener en tu casa, etcétera.
Consultá con el veterinario, la tienda de mascotas o la guía de teléfono para ver cuáles son las opciones disponibles en tu zona. Al tomar la decisión, considerá tu estilo de vida, valores personales y religiosos, tu economía y tus planes futuros. También es muy recomendable planificar en forma anticipada, para no tener que tomar decisiones apuradas en medio de la pena.

¿Qué les digo a mis hijos?
Vos sos el mejor juez para decidir cuánta información pueden manejar tus hijos sobre la muerte y la pérdida de su mascota. Sin embargo, no los subestimes. Descubrirás que al ser honesto con ellos, también podrás contestar algunos miedos y malos entendidos que tienen acerca de la muerte. Es muy importante la honestidad. Nunca les digas que la mascota “se fue”, porque podrían preguntarse qué hicieron ellos para que se fuera y podrían esperar con agonía su regreso. Eso también dificulta que un niño acepte una nueva mascota. Dejá en claro que la mascota ya no regresará, pero que está feliz y que no sufre.
Jamás asumas que un niño es demasiado chico o grande para sufrir. Nunca critiques sus lágrimas o les digas que “sean fuertes” o que no se sientan tristes. Sé honesto sobre tu propia pena, y no trates de ocultarla, porque podrían sentir que ellos también tienen que hacerlo. Es muy importante aclararle a los chicos que la muerte del animal no tiene ninguna relación con algo que ellos hayan dicho o hecho. Discutí abiertamente cualquier situación con toda la familia, y dales a todos una oportunidad de elaborar su duelo a su propio ritmo. Es importante animar a los chicos a que hablen sobre sus sentimientos si lo desean. Escribir historias o dibujar son otras maneras en las que son capaces de expresarse y aliviarse.

¿Van a sufrir mis otras mascotas?
Las mascotas notan todo cambio en el hogar, y seguramente van a notar la ausencia de un compañero, así como tu propia angustia. Las mascotas a menudo forman fuertes lazos unas con otras, y el sobreviviente podrá sufrir por la pérdida de su compañero. Es necesario que les des a tus mascotas sobrevivientes una cantidad adicional de atención y de amor para ayudarlos a atravesar este momento. Una opción interesante para aliviarlos en la situación de duelo son las flores de Bach. En Argentina existen excelentes veterinarios que las incluyen como parte de sus tratamientos (ver Recursos online).
Recordá que si vas a traer una nueva mascota, tus mascotas sobrevivientes podrían no aceptarla inmediatamente, pero los nuevos lazos se formarán con el tiempo. La terapia floral también puede ayudar con esta transición, así como con cualquier problema de comportamiento que surja.
En tanto, el amor por tus mascotas sobrevivientes pueden ser un bálsamo maravilloso para tu propia tristeza.

¿Tengo que salir de inmediato a comprar una mascota?
En términos generales, la respuesta es no. Uno necesita elaborar el duelo y la pérdida antes de intentar construir una relación con una nueva mascota. Si tus emociones continúan agitadas, es posible que resientas a la nueva mascota por intentar “tomar el lugar” de la anterior, ya que lo que realmente querés es que regrese tu vieja mascota.
Es importante aceptar la muerte de la mascota original y terminar todos los asuntos pendientes con ella. De otro modo, se pueden generar dificultades al intentar aceptar a una nueva mascota. Por esta razón, no es aconsejable que familiares o amigos, sin consentimiento previo, te regalen un nuevo animal cuando todavía estás sufriendo tu pérdida.
Para algunas personas, sin embargo, la vida sin una mascota puede ser intolerable y necesitarán encontrar un reemplazo cuanto antes. Si la persona se siente de esta forma, tal respuesta es aceptable y de ninguna forma se la debe hacer sentir culpable por ese legítimo deseo; tampoco debe considerarse que esté traicionando la memoria de la mascota muerta con esta actitud.
Cuando consigas una nueva mascota, evitá elegir una que se parezca a la anterior (algo que aumentará la posibilidad de comparaciones). No esperes que tu nueva mascota sea justo como la que murió. En cambio, permitíle desarrollar su propia personalidad. Nunca le des a tu nueva mascota el mismo nombre que a la vieja. Evitá la tentación de compararlas (puede ser difícil, por ejemplo, recordar que tu amado compañero también causó su buena cuota de problemas cuando era joven).
Una nueva mascota debe ser adquirida porque estás preparado para seguir adelante y construir una nueva relación, y no para mirar hacia atrás y llorar tu pérdida.
Cuando estés listo, elegí un animal con quien puedas construir otra relación de amor duradero ¡porque de eso se trata precisamente tener una mascota!
Segundo Momento
Si pasado un tiempo de la muerte de tu mascota te sigue costando mucho recuperarte, quizás te sirvan algunos de los consejos a continuación.
Recuperándose del dolor por la muerte de tu mascota
Dejar de sentir el dolor no significa dejar de sentir el amor, los recuerdos o los lazos afectivos. Ellos están en tu corazón.
La sensación de pérdida y el dolor que sentís en este momento son naturales. Pero a la vez es muy valioso e importante que tengas ganas de volver a sentirte bien otra vez.
Perder un animal amado es una experiencia que altera nuestra vida, y no existen fórmulas mágicas para remediar el dolor.
Al encarar el camino de tu recuperación, es importante que seas sincero con vos mismo y hagas un compromiso de honestidad emocional. En ese sentido, a veces es necesario preguntarse si quizás existen otras pérdidas en tu vida de las que nunca lograste recuperarte realmente. Es posible que estas pérdidas irresueltas se enlacen con la profunda pena que estás sintiendo en este momento. Ser consciente de ello y actuar en consecuencia ayuda a la recuperación.
¿Qué es la recuperación?
La recuperación es una serie de decisiones pequeñas y correctas. Imaginá por un momento que mientras estás cocinando te cortás un dedo y empezás a sangrar. ¿Te quedarías ahí sin hacer nada o harías algo para detener el sangrado? El mismo principio se aplica a un corazón herido. ¿Te dejarías desangrar emocionalmente sin hacer nada al respecto?
La pena y el dolor son una reacción natural a cualquier tipo de pérdida
Antes de que nos adentremos en los pasos que podés tomar, es importante describir las emociones que acompañan a la pérdida. Comprenderlas te ayudará en el proceso de recuperación.
La pérdida es una certeza de la vida. Experimentamos pérdidas muchas veces y sin embargo sabemos muy poco acerca de cómo recuperarnos de ellas. Probablemente ni siquiera te des cuenta de que lo que estás sintiendo es pena por una pérdida. En ocasiones intentamos disimular esos sentimientos pensando que sólo tenemos un mal día, una mala semana o un mal mes.
¿Qué otros tipos de pérdidas producen sentimientos de pena además de la muerte?
Divorcio
Matrimonio
Mudanza
Comenzar la escuela
Graduación
Fin de una adicción
Grandes cambios de salud
Cambios financieros
Vacaciones
Problemas legales
Síndrome del “nido vacío” (cuando los hijos se van de la casa)
Robo
También existen pérdidas intangibles, tales como la pérdida de la confianza, de la seguridad, de la infancia. Por lo general, estas experiencias de la vida común no son vistas como sucesos por los cuales sentir pena, pero lo son. Se han identificado 43 tipos principales de pena, y lo más probable es que ya hayas experimentado una cierta cantidad de ellas.
¿Cuáles son las respuestas más comunes ante la pérdida?
Concentración reducida
Sensación de adormecimiento o “limbo”
Cambio en los patrones de sueño
Cambio en los hábitos de comida
Emociones turbulentas y cambiantes
Todas estas son respuestas normales y naturales ante la pérdida, aunque la duración y la experiencia es única para cada individuo. No podemos predecir cuánto durarán las respuestas, y estas no siempre ocurren. La relación que tenías con tu mascota era única y vos sos único, de modo que no podemos experimentar la pena exactamente de la misma forma.
Comprendiendo las emociones de la pena y la pérdida
Todos comprendemos el nacimiento y la vida, pero nos perturbamos y alteramos emocionalmente cuando la vida termina, porque el proceso de transición (muerte) es un misterio para nosotros. Sabemos que la vida concluye para todos los seres vivientes y que es inevitable, pero como sociedad no deseamos hablar sobre la pena y los sentimientos que se manifiestan como consecuencia, y no tenemos ningún conocimiento en absoluto acerca de cómo frenar el dolor y avanzar hacia la recuperación.
Estamos mal preparados para procesar y convivir con las emociones del duelo, dado que no es algo que nos hayan enseñado. En muchísimos casos simplemente no sabemos qué decir o hacer. Mucha gente, incluyendo nuestros familiares, se sienten incómodos y no saben cómo ayudarnos. Probablemente ya hayas descubierto que mucha gente no comprende el vínculo que tenías con su mascota, y que por lo tanto es muy poca la ayuda que pueden brindarte.
Las emociones que estás sintiendo
Cuando nuestra mascota fallece, nos sentimos fuera de control, abrumados por sentimientos mezclados de pérdida, fracaso, culpa, pena y a veces enojo.
Intentemos reflexionar sobre ellos.
Culpa
La definición de culpa en el diccionario incluye: intención de dañar, criminal, maldad, mala acción. Nosotros jamás elegiríamos voluntariamente lastimar a nuestra mascota. Aquellos que debieron tomar la decisión de practicarle eutanasia experimentan un gran sentimiento de culpa y la decisión los perturba. Es necesario recordar que no tuviste intención de lastimar a tu mascota. Por el contrario, tu amor por ella era tan incondicional que debiste reunir toda tu energía en un último esfuerzo por detener el sufrimiento y ayudar a tu mascota en la transición. De modo que podés poner la palabra culpa de vuelta en el diccionario.
Fracaso
Nos sentimos fracasados porque no pudimos salvar a nuestra mascota, posponer o cambiar el resultado de los hechos. Es posible que te pongas a revisar la relación que tenías con ella y a cuestionarte cosas que podrías haber hecho mejor o con más frecuencia.
Pérdida
Experimentamos una sensación de pérdida profunda porque nuestras mascotas eran una parte enorme de nuestra vida diaria, tanto emocional como físicamente. Todo aquello a lo que estamos acostumbrados, hábitos, rutinas, y el afecto y la calidez de nuestra mascota desapareció de golpe. Si sos una persona sola y compartías tu hogar únicamente con tu mascota, es posible que ahora te sientas completamente solitario.
Pena
La pena son los sentimientos conflictivos causados por el fin o el cambio de un hábito familiar. Cuando vivimos con una mascota, especialmente por un período largo de tiempo, establecemos un patrón de comportamiento. Cuando nuestras mascotas parten sentimos vacío, porque ese patrón de comportamiento ha cambiado. En ese momento nos damos cuenta de cuánto de nuestra vida tenía que ver con ellos. Y los sentimientos de vacío, soledad y desesperación pueden abrumarnos.
Enojo
Es posible que culpemos a nuestro veterinario, o en una situación trágica como un accidente, que culpemos a otros o a nosotros mismos. También puede ser que nos enojemos con nosotros mismos por no seguir los pasos necesarios para que nuestras mascotas estuvieran seguras y a salvo, o no actuar con la suficiente rapidez como para procurarles atención médica.
Dijimos que la recuperación es una serie de decisiones pequeñas y correctas... así que empecemos
1. Modificar hábitos familiares
Pasos a seguir:
Cambiá tus rutinas o establecé otras nuevas. Tenemos una tendencia a permanecer en conflicto emocional cuando nos quedamos en los mismos hábitos. Cualquier cambio de atmósfera o de rutinas puede ayudar. Hacé el viaje que no podías hacer antes. Practicá un nuevo hobby, inscribite en el gimnasio u ofrecete como voluntario en un refugio de animales. Te viste forzado a cambiar, de modo que intentá aprovecharlo en tu favor.
2. No aislarse
Pasos a seguir:
Buscá a otros que puedan comprender tu pena.
En otros países existen grupos de apoyo para la pérdida de mascotas. En Argentina no los hay, y sería maravilloso que se pudieran implementar, ya que compartir la pena con otras personas que están sintiendo lo mismo y te entienden puede resultar de mucha ayuda.
Internet brinda posibilidades para sumarte a foros, chats y grupos de apoyo online. Vas a encontrar algunas direcciones y sugerencias al final de esta guía (Recursos online). Te sorprendería saber cuántas personas maravillosas y compasivas podés conocer por ese medio.
3. Retirar los recuerdos visuales que siguen causándote dolor
Pasos a seguir:
Esto suele resultar muy difícil y es posible que requiera de la ayuda de un familiar o un amigo de confianza. No te presiones ni te apures. Los recordatorios permanentes tales como juguetes, camas, platos de comida y otros elementos que pertenecieron a tu mascota pueden demorar la recuperación que buscás. Si no podés deshacerte de los recuerdos visuales, simplemente ponelos en una caja o un armario.
3. Conmemoraciones para tu mascota
Pasos a seguir:
Hacé que el mundo sepa que tu mascota existió y cuánto fue amado/a. Internet ofrece una serie de recursos que antes no teníamos. Existen sitios web que brindan espacio para textos conmemorativos o páginas de homenaje gratuitas (ver Recursos online). Escribir textos conmemorativos, crear un sitio web de homenaje o postear en foros puede resultar muy terapéutico y es un modo de honrar a tu mascota. Quizás quieras comprar artículos que puedan ofrecerte un consuelo, tales como portarretratos personalizados, un cartel para el jardín o un relicario en el que puedas llevar la foto de tu mascota.
4. Donar tu tiempo o tu dinero
Pasos a seguir:
Podés donar dinero o alimento a refugios de animales u otras organizaciones protectoras en nombre de tu mascota. Cuando te sientas lo suficientemente fuerte, doná los elementos que ya no necesitás tales como camas, platos y juguetes. Existen muchísimos animalitos sin casa en los refugios, que esperan que alguien les dé amor. ¿Por qué no ayudarlos en el camino y hacer sus vidas más confortables mientras esperan ser adoptados? Las personas a cargo de los refugios estarán encantadas y muy agradecidas por tu tiempo o tu donación. La sensación de dar en nombre de tu mascota o brindar un servicio en su honor te resultará muy reconfortante. En Argentina, un excelente lugar para visitar, donar u ofrecerte como voluntario es “El Hogar de Lourdes” (ver Recursos online).
5. Realizar una ceremonia privada o un homenaje
Pasos a seguir:
Tu mascota era una parte importantísima de tu vida, por qué no realizarle una ceremonia funeral privada en casa o en un lugar donde te sientas cómodo y seguro. No tiene por qué ser un evento multitudinario. Invitá a algunos miembros de la familia o a un amigo cercano e incluí a los chicos. Escribí algo en homenaje a tu mascota y pediles a los demás que hagan lo mismo. También podés encender una vela y colocar la foto de tu mascota sobre una mesita mientras se leen los homenajes o hacer una suelta de globos.
6. Escribir una carta o un poema
Pasos a seguir:
En ocasiones algo simple como escribir una carta o un poema a tu mascota puede resultar muy terapéutico. Decile lo importante que fue en tu vida, agregá algunos recuerdos felices, y contale cuánto la extrañas. No es necesario que sea una carta voluminosa, y procurá no ponerte a enumerar las circunstancias que condujeron a su muerte. Leésela a alguien. Si eso no es posible, grabate a vos mismo leyendo de modo que puedas escucharla en voz alta. El objetivo de este ejercicio es que puedas dejar salir las emociones de tu cabeza y las comuniques a otro ser humano con un corazón dispuesto a escucharte. Hacelo tantas veces como desees.
7. Dedicatorias
Pasos a seguir:
Dedicá algo en nombre y a la memoria de tu mascota, como por ejemplo un árbol o una planta especial en el jardín. Existen muchas sociedades o refugios de animales que con gusto recibirían un regalo y pueden incluso colocar una placa en memoria de tu mascota. El Hogar de Lourdes es una de ellas, y también hay muchas más.
8. Mantener vivos los recuerdos
Pasos a seguir:
Escribí una lista de las cosas que hacía tu mascota y que te hacían reír. Armá un álbum de recuerdos con fotos, títulos y comentarios. Podés incluir listas como “cosas que le gustaba hacer”, “cosas buenas que ocurrieron gracias a él/ella”, “enseñanzas que me dejó”. Hay muchos sitios online en los que podés rendir un homenaje a tu mascota, hacerle un memorial gratuito, dedicarle una estrella o encenderle una vela virtual. También hay tiendas donde podés comprar objetos conmemorativos, o foros donde postear fotos y contar tu historia y compartirla con otros .
9. Cambiar de frecuencia
Pasos a seguir:
Muchos de nosotros continuamos repasando en nuestras mentes los hechos del día terrible en que murió nuestra mascota. No continúes reviviendo aquel momento y castigándote a vos mismo. Cada vez que aquellos pensamientos ingresan en tu mente, cambiá de frecuencia y sintonizá con un buen recuerdo. Va a requerir un poco de práctica, pero puede lograrse.
Para concluir
Considerá a los otros miembros de tu familia
Si tenés hijos u otra mascota, recordá que ellos también están experimentando el duelo. Nunca ignores ni menosprecies sus sentimientos. Incluí a tus hijos en todas las decisiones que tomes. Tomate el tiempo para hablarles y permití que te expresen sus sentimientos y emociones. No juzgues ni rechaces ningún sentimiento. Todos son reales y válidos para ellos.
Si tenés otra mascota, probablemente esté sufriendo la pérdida de su compañero. Brindale mucha atención y amor. Sacalo a pasear con más frecuencia, o llevalo en un viaje con vos. Comprale un nuevo collar o juguetes. Hablale y asegurale que siempre vas a estar con él para cuidarlo. Los animales entienden más de lo que podemos darnos cuenta.
Grupos de apoyo
La industria de las mascotas es millonaria. El gasto relacionado con los animales (desde atención médica hasta pensionados, juguetes, baños y otros servicios) es altísimo, y sin embargo, al morir la mascota, los dueños encuentran poca o ninguna ayuda, justamente cuando más la necesitan. También existen veterinarios que, lamentablemente, tratan a nuestra pérdida como una cosa de todos los días. Cuando salimos de la veterinaria sin nuestra mascota, estamos completamente solos.
Si hablás inglés, el sitio Petseverlasting.com ofrece apoyo gratuito vía email con especialistas en duelo 
Asimismo, al postear en un foro, seguramente recibirás respuesta de mucha gente afectuosa 
Ayudar a otros
Participar en un foro no sólo implica descargar y compartir tu dolor sino que también te brinda la posibilidad de acompañar y contener a otros. De algún modo, es una manera de honrar a tu mascota y devolver algo del amor que ella te dio. Muchas personas encontraron que, al ayudar a los demás, también se ayudaban a sí mismos.
Por último, recordá que tenés que quererte a vos mismo tanto como te quiso tu mascota. Ellos nos enseñan a comprender el ciclo de la vida y la muerte. Nos muestran que la vida termina, y que hay que intentar vivirla con felicidad y plenitud, tal como ellos lo hacen. Viví una vida feliz, esa es la enseñanza que te deja tu mascota.
Recibiste el don del amor incondicional, y cambió tu vida para siempre. Tomá ese don e intentá sentirte agradecido por la experiencia. Sé amable con vos mismo, y avanzá un paso por vez cada día.
Tu mascota era una un alma amorosa y especial, y aquellos que tuvimos la valentía de amar tanto a un animal también somos una “raza especial” de seres humanos.
Dejar de sentir el dolor no significa dejar de sentir el amor, los recuerdos o los lazos afectivos. Ellos están en tu corazón.