Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2016, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

miércoles, 2 de agosto de 2017

Samantha Unica!

Hola a todos, hace más de 9 años un 4 de abril en el 2008 fui al hogar por primera vez luego de que me contactaron con Sandra y le conté a quien quería encontrar. Era muy específico lo mío, quería una gata blanca, hembra, porque ya tenía el nombre y todo. A Sandra le causó gracia que llamándome Nieves quisiera tener una gata blanca, y me contó que tenía una bebé y otro peludo de siete meses que podían llegar a ser lo que buscaba. Así empezó todo. Llegué al hogar y Sandra me dijo que a uno ya lo habían adoptado y el que quedaba era macho. Y no voy a mentir, sentí una gran decepción porque iba decidida a llevarme lo que había soñado. De repente Sandra me dice: esperá, tengo una más grande, tiene un año, ahora la traigo pero te advierto una cosa, ES MI PREFERIDA Y SI NO TIENE ONDA CON VOS NO TE LA VAS A LLEVAR. Me quedé esperando en una habitación llena de bebitos que me hablaban, de todos los colores, y de repente volvió Sandra con una hermosura peluda y blanca, grande de tamaño, más grande de lo que yo había soñado de edad. Me la dio en brazos y fue amor a primera vista. Sandra me observó un rato como profesora de historia tomando un examen y de repente la escuche decirme: está bien, se va con vos. Nunca más me olvidé que lloramos las dos abrazadas con la gata en el medio y que me pidió que la cuidara mucho. Así fue que me lleve a Samantha metida adentro de una mochila y viaje en el 2 hasta mi casa en Boedo. No hubo en estos más de 9 años un amor más grande que el que me dio esa bola peluda y hermosa, fueron los mejores, tanto que ya no me importó tener toda mi ropa oscura con pelos, que me hiciera pis en los zapatos si los dejaba en el piso, que me despertara a la noche porque se había tragado sus pelos y le dolía la panza, que me robara la almohada de noche para acotarse encima, que tuviera que ponerle dos bateas distintas porque en una hacía pis y en la otra caca la muy malcriada, que tuviera que salir corriendo a comprar leche porque nunca dejó de tomar agua con una gota de leche, en fin... hace unos meses,Samantha se fue al cielo de los gatos, y no puedo explicar lo triste que estoy, pero a pesar de eso se que vivió como una reina y quería agradecerles a Uds (por eso les escribo) porque me dieron y le dieron una vida llena de amor, pelos y ronroneos, de narices húmedas buscando dormir cerquita de mi cuello, de abrazos gatunos con esas patas peludas... Samantha logró gustarle a gente a la que no le gustaban los gatos, se las arregló para que todos le hicieran upa, para que supieran que venir a mi casa vestidos de negro era una muy mala decisión, para no dudar en cuidarla cuando me iba de vacaciones.... Samantha nos dejó muy tristes a muchos ahora que no está más, pero entendí por qué fue una de las preferidas de Sandra, y no tengo más que palabras de agradecimiento a ella por haberme permitido llevármela ese día.
Les quería contar todo esto, les quiero agradecer al infinito por lo que hacen por estos bichos hermosos siempre, perdón por lo extenso de mi relato pero aún así no me alcanza para explicar todo lo agradecida que estoy. Gracias eternas, infinitas. Hace poco me la tatué en un brazo y cuando se durmió para siempre decidí conservar sus cenizas en la tierra de una panta para que siguiera viviendo para siempre. Les mando unas fotos de ella, hace muchos años le llevé una de estas fotos a Sandra y supo enseguida quién era Samantha y otra vez lloramos las dos como aquella primera vez que nos vimos.
Gracias en serio.
Un abrazo enorme para todos por ahí.
Nieves.


No hay comentarios: