Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2016, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

domingo, 18 de junio de 2017

Historias Mininas: Mimí y Roger


Cuento esta historia para aquellos que dudan si es bueno adoptar un segundo gatito…. un compañero para el que ya está en casa solo todo el día pues uno trabaja, estudia y tiene obligaciones que cumplir….. y ahí va la historia.
Mimí, la gatita negra y blanca pareció olvidar que la encontramos con mi marido abandonada en una calle de la Boca, con treinta días, muerta de frío, con hambre y lastimada. Decidimos cuidarla hasta que estuviera en condiciones de ser dada en adopción (nos contactamos con el Hogar Lourdes, quienes nos ayudarían a encontrarle dueño), así que la llevamos a casa, le dimos leche maternizada con gotero, la curamos y la mimamos como la bebé que era. Obviamente, la atorranta se hizo querer y finalmente la adoptamos nosotros.
Ama y señora de la casa, tenía de todo y realmente era ¨su casa¨, pues con mi marido tenemos muchas actividades. Es así como empezó a ser muy arisca y territorial, a ponerse nerviosa cuando alguien nos venía a visitar y a tener actitudes que nos preocuparon, como por ejemplo retar a un amigo con su pata porque se sentó cerca de ella o morderme cuando hablaba por teléfono para que le preste atención. Sin contar con los escandaletes (bufidos y maullidos) que asustaban a amigos y familiares y llegó un momento en que no se dejó tocar por mi marido nunca más.

Consulte a su veterinaria y a las voluntarias del Hogar Lourdes sobre el tema y todas me respondieron lo mismo, lo ideal es que los gatitos no estén solos tanto tiempo. Así que con nervios y temores, fuimos al Hogar a adoptar un compañero que sea superbueno y mimoso, como para bancarse a su Majestad Imperial y que mi marido disfrute de tener un gatito mimoso.

Sandra nos ayudó en la elección y así llegó Roger a casa (el colorado y blanco). Venido de los techos de Villa Crespo, se adaptó perfecto a nosotros (polo opuesto a Mimí, no se despega de uno y pide mimos maullando hasta a las plantas).

Los dos primeros días, ella se la pasó escondida atrás de una cortina y cuando nos dormíamos salía a comer…. Luego continuamos con otros dos días de te miro fijo de lejos y con odio, y no te me acerques porque te armo un lío de aquellos…
Ahora ya juegan, se persiguen por la casa hasta que ella se da cuenta que es el intruso…. entonces se termina el juego y ella se esconde…pero a medida que pasan los días juegan cada vez más y ya los dejamos solos.

Mimí nunca va a ser mimosa como Roger, sin embargo note algunos pequeños cambios en ella, como por ejemplo que venga un amigo y nada (no armó ningún escándalete, se mantuvo distante) o que me ofrezca su pancita para que la mime…. y es que ya no es la dueña de la casa, ahora tiene que compartirla y compartirnos con Roger.

Mis miedos de la adaptación ya no están, me voy sin sentirme culpable de dejarla sola y no es mucho trabajo, es más, es divertidísimo verlos jugar juntos….con sus caritas de pequeñas fieritas, van por la casa cazándose entre ellos y las típicas picardías de gatitos se las hacen entre ellos, con mi marido estamos para lo que nos gusta: cuidarlos y mimarlos.

Y ahí va lo que quería decirles: no tengan miedo de tener dos gatitos o un gatito y un perrito….como para nosotros, para ellos tampoco es bueno estar solos. !!!

No hay comentarios: