Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2016, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

sábado, 24 de diciembre de 2016

Lourdesiana Mia, Unica.

Había una vez…una gatita negra….muy pero muuuuuuuy chiquita que como pasa muchas veces…de un día para otro quedó tirada en una vereda….abandonada a su suerte…arrancada del abrazo suave y tierno de su mamá y la divertida compañía de sus hermanitos…en el primer momento, quedó como desorientada, el fresco de la noche, la llovizna que caía, el miedo a lo desconocido, el golpe de la caída… se reincorporó lo mejor que pudo, recordando que su mamá siempre le decía: “los gatos tenemos que ser elegantes sin excusas, limpios y pulcros” entonces se lamió el pelo desordenado y se sentó derechita, esperando que cerca hubiera caído alguno de sus hermanitos, ó que la mamá estuviera lo suficientemente cerca como para escuchar sus tímidos maullidos…
Pero las horas pasaron y nadie parecía escucharla, con la madrugada sus lamentos se convirtieron en un fuerte llanto, angustia, miedo, frío, hambre… que le falta sentir a un gato de la calle?!?!? Todas las indignidades causadas por esa fiera que un día se paró en dos patas y se creyó más que los demás…así que cuando fue llegando la nueva mañana, la pequeña ya ni gritar podía de afónica, aunque trataba de seguir sentadita, derechita, prolijita…
Un gato viejo que pasaba, le dijo que en la calle era más útil buscar comida que llorar la vida perdida, y la pequeña lo siguió hasta un basural donde hundió su cabecita entre unos restos de una bolsa para comer…que se yo…lo que pudiera…
Un par de días después, unas grandes lagañas le fueron pegoteando los ojos, falta de una mamá que al menos le enseñara, y aprendiendo como podía, sus ojos lejos de mejorar fueron empeorando velozmente… hasta que llegó un día que la pequeña dejó de ver por completo, así, chocándose con todo a su paso la encontró Valeria, que iba en bicicleta al mercado de orgánicos, paró, la levantó, preguntó por el barrio si era de alguien, lo curioso fue que la respuesta casi unánime fue que nadie la había visto siquiera… …entonces, consiguió una cajita pequeña para que entre en el canasto de la bici, compró un trapo de piso en el almacén de la otra cuadra y guardó a la pequeña gata que silenciosa y hecha bollito la dejaba hacer como resignada a ese cruel destino, ahora de ciega…

Ya pasadas la once, a esta altura de la mañana, Valeria pensó cuan avanzada y desabastecida irá quedando la feria de orgánicos y cuanto necesitaba la pequeña un calmante, una opinión veterinaria, alguna medicación y tal vez también comida y agua, entonces, llamó Sandra, que esa mañana desde temprano estaba en el Hogar esperando la visita de un laboratorio, y la respuesta de Sandra, como en otros tantos casos…
.- y mirá, si está tan mal...que vas a hacer…??!?! Traela, un lugarcito vamos a encontrar y que lo que sea que tenga que ser…sea…pero contenida…

…de todos modos, Sandra no imaginaba la gravedad de la pequeña, cuando la vio…se tapó la cara…
.- no, no… imaginaba algo mucho más  leve…no entiendo como sobrevivió?!?!!?

…y otra vez la pregunta reincidente…
.- pero antes de vos…nadie, pero NADIIIEEEEEE  la vio….Dios, que nos está pasando?!?!?
 
Y ahí quedó la mini gatita en una mini jaulita, con agua comida y piedritas, día a día le fuimos limpiando los ojos y esperando la evolución. Como mágicamente, se dirigía al comedero, al bebedero y a las piedritas… Sandra llamó por teléfono a nuestro vete sanador de ojitos, pero el doc le dijo que era impensable operar nada en aquella flacura diminuta con forma de futuro gato…pequeñísima, re flaca y sobrellevando una infección galopante, aunque cuando la vió, sorprendido por su pequeñez y flacura sijo que era impensable operar a menos que una hilacha de la vida, luchando por sobrevivir…
…pero, y esa es la parte positiva, lucha Sandra…

Día a día, Sandra llegaba y lo primero que miraba era el lugar de la pequeña, y ahí estaba con los ojos medio afuera todavía, hechos un mar de lagañas, pero ya no se ovillaba, y eso también era bueno, ahora esperaba a Sandra sentadita, se notaba que había comido, tomaba agua ruidosamente como saboreando y cuando venían las visitas ella simplemente se recostaba mirando contra la pared…
Parecía que sólo disfrutaba cuando llegaba Sandra y alguno que otro voluntario, por lo demás, le seguía dando miedo que la toquen…
Una tarde que llegué al Hogar de visita, vi a la pequeña con un ojito mejor, pero el otro había comenzado a supurar un pus blanco, que chorreaba por su carita y había como pompas de pus dentro y alrededor del ojo  y caía por su ínfima carita, se la notaba asustada, otra vez estaba hecha bollo en el fondo de su pequeño loft… no había comido, se quejaba…cuando llegó Sandra en un gesto muy de ella, giró sobre sus talones, y fue derechito a llamar al vete:
.- Walter, estalló lo que fuera que tenía en el ojo, y si la infeccion avanza…la perdemos doc…hagamos algo, si no soporta la operación, al menos habremos hecho algo concreto más que comida, el amor y los buenos deseos…

.- ok traela esta noche pero sabés a que nos arriesgamos…
.- hay otra opción??!?!? ¡
.- supongo que no, el panorama que contás nos obliga a hacer algo, lo que sea, pero rápido y concreto…te espero tengo turnos hasta tarde, pero la opero cuando termine el dia!…

Como todas las noches, se alistaron los gatiles, se repuso por tercera vez en el día agua, comida y piedritas…y luego, ya noche cerrada, con una gaterita tan pequeña como su preciada carga, partió Sandra aquel día del tórrido verano, la gatera que casi no mostraba el peso de llevar un gato dentro…la pequeña seguía siendo muy muy pero muy pequeña…

A la mañana siguiente, llegando muy temprano a mi atelier, me llamó la atención ver luz en el hogar, toqué timbre, salió Sandra medio dormida, despeinada…

.- te quedaste toda la noche!!!! Como está la pequeña?!??! Y vos???Te sentís bien?!?!
.- el ojito hubo que amputar, pero sobrevivió a la operación, estamos bien las dos, pasó la noche, se despertó , tenía que apoyarla, darle ánimos, que cuando saliera de la anestesia no se encontrara una vez más solita en el mundo…

…me fui al bar de la esquina y les dejé un desayuno para la gata y otro tibio para ella, me fui pensando…en algún punto es como si Sandra fuera el única, el Hogar fuera el único que recibe estos casos tremendos…es que estos animalitos… no los ve nadie?!?!? Digo, nadie más que Sandra y su Hogar de paredes de sol …

.- gracias por traernos el desayuno…
… y se sentó bajo los árboles con la pequeña en una canastita…

Los asombroso es que la pequeña comió, pidió mimos, …al rato pidió mimos, comió…hizo pis, caca, volvió a pedir mimos…, la diminuta maraña de pelos negros con trazas aún de lagañas, sangre y ahora sumaba algo de comida pegada, así siguió aún por unos días; cuando comenzó a limpiarse, y antes de cada desayuno, no importaba que estuviera Sandra, después de todo era como su mamá, ella terminaba con su toillete antes de abocarse a llenar bien su pancita con el alimento extra que tocada ese día…sobrecitos húmedos, atuncito en agua desmenuzado -mmmm pensándolo bien, me quedo con el pollito ó el arroz con menudos que trae la tia Claudia los domingos…- parecía decir la pequeña, pero comía, se lavaba, todo eso era bueno y aunque todavía faltaba un largo camino por andar, cada bocado engordaba aquella pancita arrugada a su llegada pero llena de redondeces hoy, y cada bocado igualmente, aportaba una cuota de sanación a aquel ojito que no había podido salvarse, pero no había dañado finalmente la salud de la pequeña enanita negra.

Una tarde le pregunté a Sandra:
.- como se llama esta negrita luchadora, y valiente?!?!
.- Mía…
.- si ya se que es tuya, todos los son, pero el nombre…
.- Mía…
.- Mía como yo?!?!?
.- no Mía, porque la siento más mía que a otros, porque creo que me estoy enamorando de su valentía, su ternura, su timidez y su desparpajo… Mía porque después de muchos años es la primer gatita que me hace dudar ponerla en adopción…la siento Mía, y cuando se acurruca en mi regazo…quedaría por hora y días y una eternidad sintiendo en mis brazos a Mía…
Las semanas fueron pasando, Mía engordaba, se fortalecía, ahora tenía una compañera de gatil, jugaban, luchaban, dormían hechas un nudo, compartían la comida… mucha gente pasó por el Hogar, todos y cada uno paso, literalmente por delante del gatil de Mïa.nadie preguntó por ella, salvo para emitir algún “pobrecita…”
Hoy sábado, un jovencito muuuuuy silencioso, llegó en busca de “un gatito”, luego de la charla de rigor..

.- bueno, contanos…y con que gatito soñas???
.- ninguno en especial, el que me enamore, el que se enamore de mi…

Charlando charlando llegamos a la sala de adopción, ni bien entrar, se detuvo frente a Mía, después siguió, miró a todos, dió otra vuelta más...
.- y éste de acá?!?!?
.- es una nena, Mïa se llama, le falta un ojito…
.- eso no es un problema…

Sacamos a Mía del gatil, que como si desde siempre lo hubiera conocido se acomodó en su regazo, él le hizo cariños, ella los correspondió, el le rascó la cabecita, ella ronroneó con todo el cuerpito…

.- sí, ya está…es ella…


Busqué a Sandra con la mirada, no la encontré
Me fui al otro patio, con el pretexto del baño, en realidad no quería que me vean con unas lágrimas tramposas, rodando por mi cara a su antojo…y ahí encontré a San…tampoco quería que la vean llorar, la abracé, a veces cuando ante el mundo entero, defiende con garras los derechos de sus protegidos, me parece una leona y otras frente a los 600 gramos de una gatita tuerta de 3 meses, pareciera convertirse en uno más de ellos… recomponiéndose dijo un poco creíble…

.- esto no me tiene que pasar…no me tendría que pasar,  siempre les digo  a cada voluntario que lo ultimo que les damos a nuestros protegidos es renunciar a hacerlos nuestros propios gatitos,,, para que cada uno tenga su merecido hogar,,, pero con algunos, pasa,,, duele hasta la felicidad de darlos,,, ya estoy bien,,, ya voy,,, 

…y tenía razón, pero como decimos siempre somos el arco que arroja la flecha, y si bien para nosotros ella quedará en el recuerdo profundo de esos que son imborrables, desde esta noche y para las 6 vidas que aún le quedan, Mía tiene una casa, una amorosa familia, y una vida propias… 

Dos personas que cambiaron la vida de Mia fueron el Dr Walter Fernandez,  a quien no hay palabras para agradecerle lo que nos ayuda con la Dra Isabel Violante en cada momento que un Lourdesiano esta en una urgencia, ellos no solo son excelentes profesionales,,, son calidos tambien con nosotros que como humanos necesitamos tambien una palabra de alivio,,  

La otra persona es su papa adoptivo, Julian, el si, cambio la vida de Mia para siempre! 

No hay comentarios: