Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2016, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

martes, 14 de febrero de 2017

La magia de Amelie

Hace ya mucho tiempo, de hecho en uno de mis primeros casos complicados me tocó llamar a una señora que había manifestado que quería devolver la bellísima gata atigrada de largo y sedoso pelo que había adoptado hacía ya un buen par de meses...
Al llegar al Hogar, ella había pedido una gata mansa, tranquila, mimosa, y ahora...decía que ya no podía tenerla...Raro, muy raro... era una mujer con una luz especial y había adoptado la gata con toda la responsabilidad y el amor…
…la llamé una tardecita de calor de inicios del otoño, lo que me contó quedó grabado en mis recuerdos profundos, esos que ya no se olvidan... nunca.
Me explicó como inicio de la charla que ya no devolvería la gata, que el tema de regresarla al Hogar había sido una instrucción médica, pero que lo había hablado con su esposo y Amelie, así se llama la gata permanecería en la familia...
Todo parecía más extraño aún, y le pregunté si podía saber más, que dicho de ese modo, me costaba entender el porqué de la salida ó no de la gata del hogar que compartía hacía ya un tiempo, me dijo que lejos de "poder saber más" yo "debía saber" cuales eran las circunstancias, y que ojalá -me dijo- su ejemplo sirviera para que otras familias en igual situación tuvieran en la actitud de ellos una referencia válida… 
Me contó entonces que tenían un niño autista, con un autismo profundo que hacía que en sus 20 años de vida nunca hubiera hablado una sola palabra, ni fijado la mirada, ni había querido salir de su habitación...
Ezequiel tenía además serios problemas con todo aquello que lo rozaba, se mostraba molesto, asustado, incordioso, de hecho era difícil hasta vestirlo, ni que hablar de hacerle un cariño, los que lo lograban eran sus padres, sólo ellos; cuando adoptaron la gata, lo hicieron realmente con la idea que habían manifestado en el Hogar, ella pasaba muchas horas dentro de la casa y quería tener una compañía, no sentirse tan sola, en su imaginación Clara había fabulado que la gata se sentaría junto a ella en el luminoso living que da a todos los verdes de una preciosísima plaza de la ciudad, ella leería en aquel enorme sillón de color crudo y la gata recostada a su lado, sería su compañía…

Como suele pasar con los gatos, ninguno de los planes de Clara se cumplieron, no al menos tan linealmente... no más abrir la gaterita en que llegó, Amelie salió tranquila e inspeccionó la casa, cada cuarto, cada rincón...todo lo miró, todo lo olió… pero donde había recalado?!?!?! 
En la habitación de Ezequiel, que la ignoró, como durante 20 años había hecho con todo aquello que lo rodeaba, sólo que Amelie, con esa determinación casi mágica que tienen los gatos insistió, no se fue, no se movió del cuarto, cada tantos minutos, como con un inimaginado reloj interno, Amelie avanzaba un pasito… y otro… y otro más... 
Clara me explicó entonces, que la causa por la que había llamado, era porque el médico de Ezequiel, alarmado por la actitud de la gata, les había hecho un serio planteo, Ezequiel recibía ya muchos medicamentos, incluir a su frágil situación, los problemáticos pelos de un gato, era impensado, había que sacar ya mismo al animal, había que sacarlo urgentemente de allí... pero...

…y aquí vino el relato que literalmente me dejó sin palabras... la gata luego de varios días de observar fijamente a Ezequiel y acercarse de a un paso mínimo por vez, había llegado hasta él, allí se quedó horas y días... de a ratos intentaba tocarlo estirando su manito, de a ratos sólo lo miraba…finalmente Amelie había logrado su cometido, sacó a Ezequiel de su mundo, para llevarlo al de ella, en conclusión luego de 20 años de un cerco alto e insondable, alguien había traspasado ese muro que rodeaba a Ezequiel, y se había introducido como sólo los gatos saben hacerlo, dentro de aquel inasequible mundo de misterios y silencios…
De a poco, de a poquísimo, con esa sobrenatural paciencia de felino, Amelie había comenzado a “jugar” con Ezequiel, es más, habían llegado a correr por la casa, en un juego de persecuciones y cacerías que Amelíe traía en sus genes y que ahora enseñaba a éste, su particular cachorro, sólo que… corrían en 4 patas... ambos…
Clara hizo una pausa para recomponerse ya que cuando contaba esto se emocionaba hasta las lágrimas y añadió:
.- …pero no es lo único, también duermen la siesta juntos... sólo que hechos bollito, debajo de la mesa del comedor diario... allí empezó a dormir Amelie, algunos días, cuando llegó y aún Ezequiel la ignoraba, pero hasta allí la siguió una tarde Ezequiel...y se ovilló junto a ella…y sabe una cosa...??? con mi marido nos dijimos, es la primera vez en 20 años que nuestro hijo hace algo más que ignorar cuanto lo rodea, sería lógico que el medico le quite al único amigo que tiene en ese, su particular mundo ...??? 
No, creéme que lo pensamos durante días y ambos consideramos que no, que no era justo, ni para él, ni para ella que tanto empeño ha puesto, y yo no tendré la gata que me acompañe a leer, pero creéme, cuando los veo correr, y la veo refregarse ronroneando contra él y a Ezequiel acariciar ese manto sedoso… y no, no puedo decirte lo que siento, cuando los veo acurrucarse uno junto al otro a dormir.... no importa que sea debajo de la mesa, limpiaré mejor, andaremos todos descalzos por la casa, pero sabés, cada vez más convencida me digo… y no...Amelíe no se va, Amelíe llegó a esta casa para cambiarla para bien, Amelíe llegó para quedarse... 


…me costó mucho responderle... tenía un nudo en la garganta  y en realidad quería sonar comprensiva, pero no me salían las palabras, tenía la garganta y el corazón estrujados con esas emociones fuertes de situaciones límite que finalmente enternecen y  no…no había palabras…palabras para decir que…??? Que lo entendía…??? podía acaso entender la magnitud de lo que Clara sentía y expresaba…???
Clara en cambio, tanto lo entendió... tanto entendía de silencios, que me dijo:
No hace falta que contestes, te entiendo, eso mismo sentí yo la primera vez que los vi correr juntos, que los vi abrazarse, hacerse ovillo y dormir, y es por eso mismo que no te permite hablar, que Amelie se queda, es por eso que esta pequeña leona mantendrá su nombre traído del Hogar, y por eso Amelíe desde hoy y para todas sus vidas forma parte de esta familia... sólo me queda hacerte una pregunta...a quien le agradezco???
PD: esta historia es real, sucedió hace un par de años, los nombres han sido alterados para preservar la intimidad de Ezequiel, de Clara y de nuestra amada Amelíe, felices de saber que no nos equivocamos aquel día que la pusimos en los brazos de Clara.

No hay comentarios: