Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2016, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

jueves, 5 de enero de 2017

La visita de Bizcochuelo


Esta tarde me tocó vivir…una sensación paradójica… ó no… paradójica no… shockeante…tampoco… era conocida pero no, tampoco es de angustia, me fue cerrando la garganta y empujó un montón de  lágrimas hacia mis ojos, que no pudieron retenerlas… ahí en el Pulmón Verde del Hogar, ese patio casi bosque está él…

Quien es “él”…?!??!! …“él” es aquel gato que un día rescató una niña, que intentó llegar al Hogar, pero ya estaba cerrado y entonces, como el único lugar que conocía en la zona era mi lugar… hasta ahí se llegó…
…con aquel gato flaco, desgreñado, hirsuto, con pocos pelos por la sarna, y flaco como un esqueleto cubierto por un cacho de piel desalineada… de ojos saltones, asustados y pupilas dilatadas, que me miraban como pidiendo magnanimidad… aún a upa de la niña parecía escuálido y muy pero muy temeroso, ambos formaban un dúo acongojado, ninguno sabía que hacer a esa hora de la nochecita, solos en el mundo sin una puerta que golpear más que la mía… no pude decir que no, abrí, los dejé pasar y llevé aquella flacura hecha gato a mi oficina privada, allí lo dejé, puse una cajita con piedras, y otra con manta, un cuenco de agua, y comida que devoró de una vez y otro cuenco y otro más y otro aún…
…puse en la puerta un cartel “no abrir”  

Al día siguiente lo busqué, parecía no estar, hasta que al fin, lo encontré escondido detrás de los libros hecho una pequeña madeja, me miraba como pidiendo la clemencia que significaba no arrojarlo de nuevo a las calles, le acerqué mi mano a su cabezota dorada y cerró los ojos como esperando el golpe…
Cuando lo acaricié me miró sorprendido, olfateó el cuenco con leche tibia que llevaba en la otra mano y pareció revivir, por la tarde, lo llevé al Hogar…

.- claro! …macho, entero… de chiquitos son un juguete pero después…a la calle, es lo más barato, y todas esas historias, que se arreglan, que lo pasan bien, que el gatito es libre y que se yo…!!! …mirá este ánima en pena, piel y hueso, no sé como está vivo!!!

Sandra desplegaba su enojo, más como un modo de manifestar la impotencia ante tanto irresponsable, mientras, lo abrazaba, como había hecho yo unas horas antes, y él se dejaba, parecía presentir que había comenzado una nueva vida…

Pasados los controles veterinarios que dijeron que nada parecía sucederle más que el hecho de haber pasado demasiado hambre por demasiado tiempo, lo que denotaba que en algún momento tuvo casa y le resultaba difícil conseguir comida por si mismo, pero decíamos, pasados esos controles, sólo hacía falta que comiera, mucho, y que volviera a confiar.

Y entonces…una tarde, una familia…así de simple, apareció, no era cualquier familia, era “aquella” familia que se enamoró de su timidez, de su flacura, de sus ojos dorados e infinitamente melancólicos, de aquel dejarse acariciar todavía cerrando un poquitín los ojos, como que ya sabía que no sólo golpes vienen de los humanos, algunos también hacen cariños…

.- Sí, sí. Es precioso, pero tiene que engordar todavía unos cuantos kilos…
.- algo más?!?!? …es decir, alguna medicación, algún estudio, le pasa algo además de la flacura y el temor?!?!?
.- Nada, sólo eso, hace poco que llegó, se nota que no la pasó bien en la calle, pero eso, nada más, comida, mimos, eso…
.- Entonces, puede terminar el “tratamiento” en una casa, donde algunos de los habitantes tienen todo el día para enseñarle que una vida de amor es posible…
…y allí partió, en un bolsito entre las sonrisas satisfechas de la familia que se vería exultante de incorporar un nuevo miembro a su hogar...
………….

…y una tarde cualquiera, ahora, hace poquito…
.- ey!!! Mía U., sabés quien está de visita?!?!!? Bizcochuelo!!!!
Corrí al patio… y ahí estaba, gordo, pancho, seguro, de mirada confiada…a upa de su mamá adoptiva que nos lo dejaba ver orgullosa de la obra realizada en estos meses… asomaba su cabeza de un bolso que hacía juego con su pelaje y con su correa.

No más verme, salió del bolso, se me subió a los brazos y me lamió las manos y la cara, le di tantos besos como pude, lo estrujé como no hubiera hecho aquel día por miedo a que se me rompa…
…y saben que??? Lloré!!!
No me importó que se me corra el maquillaje, algo que en mi vida social no haría ni que el mundo se caiga… pero lloré, esta vez copiosas lágrimas de alegría…

Él volvió a recorrer el lugar, olfateó, miró, fisgoneó el patio posterior y como si supiera, volvió, saltó a los brazos de su mamá adoptiva y como diciendo, ya está, sólo vine de visita, se metió de nuevo en el bolso, en “su” bolso de paseo…

Él es feliz, tiene familia lo trasluce en su mirada verde y en su (ahora) sedoso y brillante pelo colorado.
Más que eso, él sabe que tiene familia, se siente parte de una familia, que lo ama y a quien ama, ya no cierra los ojos ante una mano que se extiende para acariciarlo, conoció el otro lado de los humanos, el sabe que ésta vez la familia es para sus siete vidas, y lo demuestra tranquilo, esbelto, bello y sereno… yo sé que de algún modo, ayudé a la vida a torcer un destino, me sequé las lágrimas, el siguió su paseo, nada más importa, nada más cuenta…volví a mis quehaceres ya con una sonrisa, ye sentirse bien por algún modo abistracto, en ninguna estadística del planeta torcerá la balanza el haber ayudado a un animal callejero en una remota ciudad cercana al fin del mundo, una vez más, fuimos el arco que arrojó la flecha…no saber si lo volveré a ver, forma parte de ese liberar energías de amor al cosmos, ayudar al cosmos a revertir tristes momentos en situaciones de paz…estaba hecho… ya…


No hay comentarios: