Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2016, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

viernes, 20 de enero de 2017

Zaphyr : una leccion vital

Ser voluntario es aprender el desapego, con las lecciones más duras mezcladas desfachatadamente con las más bellas, los voluntarios transitan un camino de ida, son en su mayoría seres dotados de una sensibilidad especial, que los avances de la ciencia han catalogado desde hace poco como “el gen de la compasión” y dicen que simplemente se tiene ó no se tiene, así de sencillo, una partecita microscópica de nuestro ser, que sin embargo nos carga en el camino de un enorme bagaje, la filantropía, la clemencia por el que nada tiene ó nada puede, el gen de la compasión es un partecita que está ó no… pero que a quien lo lleva le cambia para siempre la vida y su transitar…


Una mañana temprano de hace unos cuantos meses llegó a mi mesa de trabajo un pedido de rescate, lo consulté como siempre con Sandra, había lugar en el Hogar sólo al día siguiente, entonces durante ese día, el bello gato negro blanco esperó su turno en mi atelier; era en aquel momento, un pobre y desolado gato jóven, que sin lugar a dudas había sido abandonado por lo que él había supuesto era su familia… sabía lo que era una casa, tenía costumbres caseras, pero todo lo miraba indefectiblemente con una mirada tan triste que partía el alma, y negándose a comer, lloraba detrás de todas las puertas, buscando sin cesar poder abrir aquella que lo condujera a la familia que fue…

Lo bauticé Zaphyr, era de alguna manera hacerle sentir que no era un nadie tirado por las calles, y al día siguiente lo llevé hasta el Hogar, , aunque arrastrando su tristeza, seguía sin comer, se resfrió, y tuvo conjuntivitis, enfermedades clásicas de un gato que se está dejando ir, abandonado a las inclemencias de la vida… con el tiempo, el amor de San, mío y de muchas de las voluntarias, la amistad de algunos otros huéspedes del Hogar, Zaphyr fue revirtiendo su tristeza y dedicó sus días a olvidar aquella “no familia” que lo descartó, pasear por los patios, hacer alguna que otra travesura y luego mirar con cara “seguro fue otro”, estaba alegre había vuelto a estar vital,  entendimos que en él volvían a anidar deseos de vivir…

Pero entonces surgió otra pregunta… que familia sería la ideal para él??? Sabíamos que debería ser un alguien tan especial como él mismo y no le podíamos fallar, Zaphyr era un alma híper sensible, no resistiría un segundo maltrato de la vida… mientras tanto, deambulaba despreocupado por el pulmon verde, su aspecto serio, sus bellas facciones y su eterno relax, reflejado en pasos pausados y armónicos nos decían que él también esperaba… y que confiaba en nosotros.
Hoy por la tarde, fui de visita al Hogar como hago cada tanto, y justo cuando me acercaba a la sala de adopciones escuché el siguiente diálogo:
.- nuestro gatito falleció, una enfermedad letal cuando sólo tenía 8 años… ahora queremos darle casa a uno de la calle… que viva una vida de armonía, junto a nosotros…cachorro podrá ser?
.- los cachorros no tienen forjado el carácter, si quieren un gatito sereno, armónico de verdad, debería ser uno un poquitín más grande, más de siete u ocho meses, cuando ya define el carácter…
.- bueno lo que ustedes aconsejen… nuestra casa es un lugar de armonía, el gatito que llevemos debería ser así, armónico, distendido, cariñoso por sobre todas las cosas…

Escuchaba el diálogo, cuando vi pasar en su cadencia habitual a Zaphyr, se acercó, me saludó y continuó su camino… como si supiera…

.- ay Zaphyr, llegaste justo, te iba a buscar…

…era la voz de una de las voluntarias, levantó a Zaphyr y lo puso en los brazos de ese ser especial, que lamentando la partida de su amigo de 4 patas, buscaba darle amor a alguno que lo necesitara…

Un nudo en el estómago, me indicó que lo que estaban anhelando era casi como describir a Zaphyr, y él ya en brazos de Marcela, se acurrucaba en uno de sus momentos favoritos, el de los mimos…
Con él a upa, vieron otros 3 ó 4 gatitos, pero Zaphyr parecía saber que se jugaba una carta importante y desplegó todo su encanto...

.- bueno, -dijeron en un momento- ya está, ya decidimos, tanta buena propaganda… se ve que te quieren mucho…. no gordito??? Te venís a casa con nosotros???

Él se acercó a donde yo estaba, el tiempo suficiente para que tengamos un breve diálogo y una despedida…

.- como te prometí loquito, el día que llegamos acá, una casa para tus seis vidas restantes, llenas de amor y de familia amorosa, me emociona verte partir…
.- no llores Mía U., yo también estoy emocionado… cumpliste tu palabra de aquella tarde cuando nos conocimos, y cumplió San, devolviéndome el amor por la vida, cuando parecía que yo no tenía más ganas… cumplieron todas, fueron el arco que dispara la flecha, gracias…!!!

Me lamió la nariz, como tantas otras veces, y saltó de mis brazos, yo me hice casi un ovillito, desde donde estaba, quedé advirtiendo sólo una parte de la sala de adopciones, lo suficiente para ver que él con su particular actitud, y ese caminar ... volvió hasta donde estaba su, ahora familia, y sin necesidad de ninguna ayuda, se metió solito en la gatera, se acomodó y los miró como diciendo…
.- Ya está…!!! vamos a casa???

Me aparté, con lágrimas en los ojos… Zaphyr tenia un hogar!!! Lo habíamos logrado, lo que tantas noches me quitó el sueño, pensando en su tristeza, en su recuperación, en su mirada de “chico serio” aunque hacía travesuras, nuestra etapa en su vida, hoy llegaba a su fin…
Zaphyr lo logró, tiene la mejor familia, y ellos tienen el mejor gato, a los tres les espera una vida larga y armónica, de paz, de amor mutuo...

Decidí irme, creo que antes que nadie notara mi presencia, no podía siquiera hablar sin que me brotaran lágrimas, Zaphyr tuvo su mejor regalo de reyes y yo viéndolo partir… también.

PD ayudar a un gato de la calle, nunca es en vano, aunque nunca supe si crecemos como personas ó volvemos a ser un poquito más animales (con lo bien que eso nos hace), pero seguro, crecemos como espíritus sensibles, concientes de que el arco que dispara flecha queda siempre aquí, en auxilio de urgencias que llegan buscando nuestra conmiseración, sabemos que la flecha de nombre Zaphyr, hoy duerme en familia, que mejor regalo de reyes podría uno pedir???
Larga y feliz vida pequeño, nunca te olvidaré!!!
Lady Mía U.

No hay comentarios: