Los gatitos del Hogar de Rescate y Proteccion Lourdes, han sido premiados en el Año 2016, como los mejores pets en el Ranking Nacional de Argentina, por la WCF.-World Cat Federation y su club Fedagat.-

viernes, 4 de agosto de 2017

El ojo del Fotografo


En verdad, hace poco que estoy involucrada en la ayuda directa a animales de la calle, es un tema donde la crueldad, la ferocidad, la barbarie misma y el egoísmo “per sé” se ven, se palpan, se viven y se sufren a diario….

Como fotógrafa, tengo el ojo entrenado para “ver” detalles del día a día que a muchos pasan inadvertidos…mi ojo entrenado se apasiona y se intimida, se amedrenta, se estimula y se acobarda.  

Siempre desde muy niña, el escenario de un animal en situación de calle, me indujo un desasosiego visceral y ancestral, una zozobra que absolutamente siempre, fue más allá de todo raciocinio lógico, y contra lo que no he podido luchar… ó mejor dicho, sensaciones a las que nunca les he podido ganar una batalla, por el contrario, con los años, (tal vez producto de volverme más vieja y Dios quiera que un poco más sabia), cada vez he sucumbido con más frecuencia…

En este callejón sin salida que se me forjaron siempre los animales vagabundos, encontré los refugios que aceptan a “todos” los animales, y encontré que ellos hacen lo que pueden, aprendí que siempre se “hace lo que se puede”. porque recibir a todos significa que jamás esquivan, no ya la caritativa tarea de recibir un cachorro ó un animalito abandonado de diversa edad, sanito y simpático, pronto para ser entregado a una familia, sino que estos refugios reciben a los golpeados, los atropellados, los mutilados, los inválidos, ciegos, enfermos, tullidos de inimaginables maneras en que la forzada libertad a las que los obliga una humanidad que primero los domesticó para vivir en familia y luego los desatendió, despojó y lesionó de las más infrahumanas representaciones. El Refugio, único hogar que estos descastados del mundo conocerán hará lo que puede con lo que llega, no se puede reponer una patita, un ojo, reparar una columna, subsanar el consternación...

Con más ó con menos recursos, con más ó menos instrucción, con voluntarios dejan parte de su tiempo, es decir de sus vidas en ofrecer aunque más no sea el cariño del que un animal estuvo privado toda su vida, a veces sólo para acompañarlo en procesos de muertes inevitables pero perfectamente prevenibles…y pienso....toda una vida en la calle...sin un cariño....?!?!...la noche y el frío, y los ufegos artificiales de fin de año, y el hambre, y la soledad, buscar refugio en la noche y sobras de comida en la mañana y así un día tras otro, un año tras otro...hasta que dejado su pellejo en la calle, aparece el humano que aconseja que lo "mejor" es la eutanasia... el humano que no estuvo cuando el frío, y el hambre y la soledad...

En interminables disquisiciones de filósofos errabundos, he escuchado hasta el hartazgo que para funcionar correctamente, un refugio debe controlar su población, “no se deben recibir más animales que los que se puede atender….” la legión de maestros Siruela, opinólogos de red dictan cátedra de lo que no, ó de lo que sí debería hacerse...sin detenerse siquiera a evaluar que mientras unos sólo opinan, otros dejan trozos de vida en aliviar una vida, un destino, una injusticia…

Es que en todo este considerar queda siempre el factor humano flotando entre diversas vertientes , rescatar… no hacerlo; asistir…seguir de largo; eutanasiar….conmiserarse…; castrar faltando pocos días para el parto ó respetar la vida que llega; castrar machos…ó sólo hembras;  seguramente habrá tantas opiniones como seres, humanos y de los otros…seguramente nunca se pondrán de acuerdo, haciendo uso de ese derecho cuasi sacro por el que muchos humanos han entendido que están al tope de la creación... cual...donde???

Modestamente siempre he tratado de visualizar la vida en la posición media, qué siento yo, qué sienten el otro, y aunque no me satisfaga la ecuación, consiento que no se vive solo en el universo y coopero, acepto, cedo y pierdo si es necesario para que la luz del universo crezca en cada paso. 

Los animales “domésticos” no pidieron ser domesticados, sin embargo, el humano se esmeró en ello, consiguiendo el buen intercambio de dar abrigo y comida a cambio del amor más magnánimo que en su larga existencia desde las cavernas ha conseguido esta rara especie de animal que hoy superpuebla el planeta…

Una vez domesticados….que inconveniente!!! Comenzaron a depender de nosotros!!! y entonces desde el cavernícola entendimos que nos pertenecían…. demostrando que, en algunas áreas el homo sapiens no ha sufrido cambios significativos con Lucy, la australopiteco… ó lo que es peor la ha superado en su salto hacia atrás…

Somos dueños de algo??? la vida es algo que nos pertenece??? la gran pregunta de la vida ó la muerte…y si ese algo ni siquiera nos pertenece…?? no ser partidario de la eutanasia es ser partidario del sufrimiento…??? ó por el contrario es ser un implacable del derecho a la vida…??? 

Que debe hacer un refugio, cuando un domingo por la mañana encuentra “dos cajitas” en su puerta…. en una de ellas... siete bebes, seis con cordón umbilical aún… el restante una pequeña alma de 35 días, acurrucado, aterrado, con su ojito derecho reventado, con evidentes signos de un gran golpe con un objeto de madera, hipotérmicos, solitos en el mundo y desahuciados …. en la otra? …. un “señor mayor” como preferimos llamarlo, con la mandíbula rota, colgando, sangrando, y asomando su cabecita desorientado… sin entender como ni porqué llegó a ese lugar cuando él tenía casa y su único pecado fue aquel auto que no frenó ?? …

Se deberá apelar al famoso control de la población y dejarlos en la puerta???? Se deberá llamar a las opinólogos, que por un rato abandonen la comodidad de sus computadoras y por una vez ofrenden el día a socorrer a seres desprotegidos…??? Ó al “eutanasiador” convencido que tiene derecho sobre la vida y la muerte, y entonces reducir de un plumazo la población “sobrante” de una civilización que no quiere ver esos espectáculos …si se usa toda el día en buscar infructíferos ó letales colaboradores… se pierde el día, para dar los primeros auxilios a quienes han perdido todo en la vida, hasta la dignidad, sin madres, sin calor, sin alimento, sin mandíbula, sin poder comer, ni salir de la caja donde le trabaron la tapa, sin ojo, con tumores que revientan en la caja y al abrirla sólo hay una maraña de pelo y sangre seca que encierra un cuerpito dolorido y desvalido…son de carne y hueso, seres vivos que sufren y esperan aunque sea una taza de leche tibia, aunque sea una mano que los acompañe, haciéndoles entender que el mundo no es esa mugre que ellos han conocido hasta el momento y que puede haber para ellos una segunda oportunidad….

Que no sobrevivirán de todos modos…??? Es seguro, ó en todo caso “es sólo probable”, si nos apoyamos en la teoría de que mientras hay vida hay esperanza, esto pequeños serafines enviados del mismísimo cielo a espolear los ojos de los que "pueden" ver, luchan con todas sus fuerzas para superar…que? Lo que sea, una enfermedad, una mutilación, un atropello, ellos hacen sentir su inequívoco “runrún” de decisión, de ruego, de promesa y exigen una caricia, ruegan una conmiseración y avanzan hacia la vida…

Y nuevamente como fotógrafa me pregunto…y los que critican? y los que amonestan? y los que abandonan? y los que desatienden? y los que nada hacen…? …me pregunto….. y me pregunto…. y tal vez no dejaré de preguntarme mientras mi cámara perpetúe el pasado, el mundo sea mundo y yo esté en él….

…dejá el romanticismo...les espera una muerte segura, me podrán decir los que se creen dueños de todas las vidas, y yo les contestaré:

Nadie queda para semilla decía mi sabia y bienamada abuela, con ellos, que ninguna culpa tienen de lo que les tocó, que ningún daño hicieron para recibir del mundo esta refutación, sea por un año, un mes ó un día, hoy viven, hoy luchan, hoy aman, hoy tienen la oportunidad de recibir respeto, amor, caricias, alimento, disfrutarlo y agradecerlo con sus ronroneos, su amasar una almohada tibia, abrazar una mano amiga…eso sólo suficiente para darles y darnos la oportunidad; que su partida de este mundo no sea en el lodazal al que la más fiera de las bestias los relegó, sino sabiendo que hay seres de luz que como ellos creen y apuestan a la avenencia, que no concluye en una raza, un  tiempo ó lugar, que apuestan como ellos a la vida después de la vida, a la luz que no se extinguirá con la noche…

Dedicado a todos los pequeños luchadores que conforman esa hermandad  de ángeles callejeros y refugiados, que día a día azuzan la lente de mi cámara, la sorprenden y la maravillan.

No hay comentarios: